Un estudio publicado en BMJ Open muestra que los probióticos pueden ayudar a combatir el mal aliento.

En concreto, las encargadas de atacar al mal aliento serían bacterias probióticas que se encuentran en los alimentos fermentados, como el yogur, el pan de masa fermentada y la sopa de miso. Las bacterias involucradas son ‘Lactobacillus salivarius’, ‘Lactobacillus reuteri’, ‘Streptococcus salivarius’ o ‘Weissella cibaria’, que si se toman en forma de suplementos ayudan a refrescar el aliento.

A pesar de los resultados, los investigadores creen que se necesitan más investigaciones que corroboren estos hallazgos.

Vía iStock.

El mal aliento persistente es causado principalmente por compuestos sulfúricos volátiles producidos por las bacterias de la boca mezcladas con restos de alimentos. Todo ello como consecuencia de una deficiente higiene dental y de las encías.

Actualmente, las opciones que existen para contrarrestar el problema del mal aliento incluyen los enjuagues bucales, las gomas de mascar, el raspado dental y el raspado lingual. Pero, esta investigación muestra el potencial de las bacterias probióticas para tratar este problema de una manera más sencilla.

Probióticos y mal aliento

A modo de averiguar la duración de los efectos de los probióticos, los investigadores realizaron una revisión de ensayos clínicos publicados hasta febrero de 2021. En total, analizaron 238 registros de ensayos clínicos, en los que participaron 278 personas. El rango de edad de los participantes fue entre 19 y 70 años, a los que les habían realizado un seguimiento de 2 a 12 semanas.

Para definir la gravedad del mal aliento recurrieron a niveles de compuestos sulfúricos volátiles de la boca o la puntuación OLP, que mide el olor del aliento a varias distancias de la boca. También usaron el análisis de las puntuaciones del recubrimiento lingual y el índice de placa, ya que son factores causantes del mal aliento.

Vía iStock.

El análisis de los datos agrupados mostró que las puntuaciones de OLP disminuyeron en los que recibieron probióticos. Los investigadores sostienen que los probióticos pueden inhibir la descomposición de aminoácidos y proteínas por las bacterias anaerobias de la boca, frenando la producción de malos olores en la boca.

Pero, debido a que las muestras de los estudios eran pequeñas, se deben interpretar los resultados con cautela. Serán necesarios más ensayos clínicos de alta calidad que verifiquen los resultados y corroboren la eficacia de los probióticos en el tratamiento de la halitosis.

Referencias:

Efficacy of probiotics in the management of halitosis: a systematic review and meta-analysis: https://bmjopen.bmj.com/content/12/12/e060753

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *