Recientemente, investigadores han descubierto un fósil de dinosaurio carnívoro con una sorpresa en su interior: la última comida que comió. Este hallazgo aparece en el Journal of Vertebrate Paleontology.

Ya van 21 fósiles de dinosaurios carnívoros hallados que aún conservan comida en sus vientres.

El nuevo fósil pertenece a un Microraptor, un tipo de depredador oportunista que se alimentaba de peces, pájaros, lagartijas y pequeños mamíferos. Al analizar el fósil y su interior, los científicos llegaron a la conclusión de que el Microraptor fue un carnívoro generalista en el antiguo ecosistema de los dinosaurios.

El investigador a cargo del descubrimiento fue el profesor de biología en el Museo Redpath de la Universidad McGill, Hans Larsson. Cuando el científico vio una pata de mamífero completa dentro de la caja torácica del pequeño dinosaurio emplumado, se quedó boquiabierto:

Al principio, no podía creerlo. Había un diminuto pie de mamífero parecido a un roedor de aproximadamente un centímetro de largo perfectamente conservado dentro de un esqueleto de Microraptor. Estos hallazgos son la única evidencia sólida que tenemos sobre el consumo de alimentos de estos animales extintos hace mucho tiempo, y son excepcionalmente raros.

Créditos: Hans Larsson.

Fósil de dinosaurio con comida en su interior

Larsson se encontró con el fósil mientras visitaba las colecciones de un museo en China. El espécimen que encontró estaba completamente emplumado tanto en sus alas como en sus piernas. Según sus estimaciones, este dinosaurio estaría íntimamente ligado al origen de las aves. Microraptor poseía el tamaño de un cuervo y se trataría nada más y nada menos que de uno de los dinosaurios más pequeños que han existido.

El primer espécimen de Microraptor fue descubierto en depósitos en Liaoning, China, a principios de la década de 2000.

“Ya conocemos ejemplares de Microraptor conservados con partes de pescado, un pájaro y una lagartija en el vientre. Este nuevo hallazgo agrega un pequeño mamífero a su dieta, lo que sugiere que estos dinosaurios eran oportunistas y no quisquillosos para comer”, dice Larsson. “Saber que no estaban especializados en ningún alimento en particular es un gran problema”.

Los investigadores creen que este fósil podría ser la primera evidencia de un carnívoro generalista en los ecosistemas de dinosaurios. En la actualidad, los depredadores generalistas son estabilizadores importantes en los ecosistemas actuales, como los zorros y los cuervos. Estos animales tienen la capacidad de alimentarse de varias especies y no tendrían preferencia por ninguna.

«Saber que Microraptor era un carnívoro generalista ofrece una nueva perspectiva sobre cómo podrían haber funcionado los ecosistemas antiguos y una posible comprensión del éxito de estos pequeños dinosaurios emplumados», dice Larsson.

Referencias:

Generalist diet of Microraptor zhaoianus included mammals: https://doi.org/10.1080/02724634.2022.2144337

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *