Después de una caminata por el bosque, los síntomas de depresión y ansiedad se apaciguan. La terapia de bosque es un método simple y efectivo para lidiar con algo con estos dos problemas con los que muchas personas luchan.

Desafortunadamente, la depresión es un fenómeno común así como lo es la ansiedad. A menudo, estos dos trastornos ocurren juntos. Se estima que en todo el mundo, 264 millones de personas sufrieron depresión en 2020.

La profesora Simone Grassini buscaba comprobar cómo algo tan simple como una caminata por el bosque podría ayudar con la ansiedad y la depresión. Para su trabajo, recopiló todos los estudios que investigadores de todo el mundo han realizado sobre este mismo tema en los últimos diez años. Y esto fue lo que encontró.

Vía iStock.

A pesar de ser muy difundida, la terapia de bosque aún no está completamente desarrollada.

Para su investigación, Grassini seleccionó todos los estudios en los que los investigadores incluyeron un grupo que caminaba por el bosque y un grupo de control que no caminaba por el bosque. Todos los participantes de todos estos estudios luchaban contra la ansiedad y la depresión.

Seis de esos estudios concluyeron que un paseo por el bosque ayuda con la ansiedad y la depresión.

«Estas caminatas son un método efectivo y simple para algo con lo que muchas personas luchan», dice Grassini.

Paseos por el bosque para aliviar la depresión y la ansiedad

Aunque hay varios estudios sobre la terapia de bosque, «nadie ha hecho un análisis sistemático de la actividad”, confirma Grassini. Pero ella cree haber encontrado algunas piezas del rompecabezas.

Algunos estudios de laboratorio muestran que incluso exposiciones cortas a imágenes y videos de la naturaleza provocan un cambio en la actividad cerebral relacionada con la relajación y el bienestar.

Mientras que otras investigaciones demuestran que el ejercicio en sí tiene un efecto positivo en la experiencia de bienestar.

Vía iStock.

«Estudios realizados al aire libre han demostrado que incluso una breve exposición a un entorno forestal conduce a una menor actividad en el centro del miedo del cerebro», dice Grassini.

Además, desde un punto de vista filosófico, se puede decir que la naturaleza tiene un poder curativo. Pero, por desgracia, este poder curativo aún no ha sido analizado con métodos científicos,

Tampoco existe un método con base científica sobre cómo se debe llevar a cabo la terapia de bosque en términos concretos.

Pero, a pesar de la escasez de estudios al respecto, se sabe que estar rodeados de naturaleza produce algo significativo en nosotros. Puede ayudarnos a darnos cuenta de que hay algo más importante que lo que damos vueltas en nuestro corazón. Somos parte de algo más grande que nos hace bien y puede ayudarnos a olvidarnos de nosotros mismos por un rato.

Referencias:
A Systematic Review and Meta-Analysis of Nature Walk as an Intervention for Anxiety and Depression: https://doi.org/10.3390/jcm11061731

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *