Hasta hace poco, los tokens no fungibles (NFT) estuvieron de moda en el ciberespacio. Todos querían algunos de estos coleccionables digitales. Sin embargo, lo que fue un auge a la velocidad de la luz, resultó en una dramática caída en los precios de los NFT. Esto dejó a muchos atónitos, pues lo que era visto como el futuro estaba empezando a adoptar otra forma: una moda pasajera cerca de su fin.

Recordemos que un token no fungible se trata de una unidad de datos en una cadena de bloques. Ello significa que cada NFT es un activo digital único y no es intercambiable. Por lo tanto, los NFT viven en el libro mayor digital y representan archivos digitales como arte, audio, videos, entre otros.

Pero no queremos entrar a definir términos que ya de seguro manejan, sino a mostrarles una breve cronología que les permita visualizar el auge y la caída de los NFT.

Lo que  antecede a la caída: el auge de los NFT

Aunque te cueste creerlo, los orígenes de las NFT se remontan a las monedas de colores, esas pequeñas que estaban compuestas de pequeños bits de Bitcoin. The Coloured Coins aprovechó las capacidades de Bitcoin. Y, en un artículo de 2012 de Yoni Assia titulado «bitcoin 2.X: especificaciones iniciales», menciona las monedas de colores. De acuerdo con el autor, las monedas de colores son únicas e identificables a partir de transacciones regulares de bitcoin. Pero esto no despegó porque el lenguaje de secuencias de comandos de bitcoin no era propicio.

Pero todo cambió en 2017, año en el que John Watkinson y Matt Hall crearon personajes únicos en la cadena de bloques de Ethereum. Dichos personajes se limitaron a 10.000 y son únicos. Llamaron a su proyecto Cryptopunks como un homenaje a los Cypherpunks, quienes experimentaron con la idea de las criptomonedas en los años 90.

Y así fue como Project Cryptopunk ayudó a NFT a convertirse en la corriente principal. Después de esto, no podemos dejar de mencionar la introducción de Cryptokitties.com, un juego basado en blockchain en el que puedes adoptar, criar e intercambiar gatos virtuales, aumentó la popularidad de las NFT.

Project Cryptopunk vía The Hollywood Reporter

Muchos de esos gatos se vendieron por más de $100.000. Fue todo un boom, ya que incluso salió en las noticias. De hecho, el lanzamiento de Cryptokitties coincidió con la explosión de las criptomonedas como bitcoin. Aquí el mundo comenzó a darse cuenta del inmenso potencial de los tokens no fungibles.

El momento donde la fiebre por los NFT explotó

NFT
“Everydays: The First 5000 Days” vía  Christie’s Images

Pronto siguió el momento de la verdadera explosión y fiebre por los NFT. El ecosistema de tokens no fungibles creció exponencialmente con la introducción de varias infraestructuras, mercados, juegos y coleccionables.

Se comenta que la popularidad de las NFT alcanzó su punto máximo a fines de la primavera o principios del verano de 2022. Año marcado por transacciones de alto valor, como sucedió con la venta de «Everydays: The First 5000 Days». Este NFT, creado por el famoso artista Beeple, se vendió en una subasta privada por  69.3 millones de dólares estadounidenses. Esto significó un precio récord mundial para la venta de obras de arte digitales. La venta atrajo la atención de una variedad de magnates tecnológicos que buscaban la próxima gran novedad. De hecho, el auge subsiguiente fue generalizado, ya que el mercado de NFT recibió un aumento de casi $27 mil millones en la valoración. Al punto de obtener el apoyo de grandes corporaciones como Meta y Apple. Meta anunció sus planes para permitir a los usuarios acuñar y comprar/vender NFT en sus respectivas plataformas.

Otros ejemplos más de la locura de los NFT:

  • El CEO de Twitter, Jack Dorsey, vendió su primer tuit por 2,9 millones de dólares.
  • Crypto.com lanzó una plataforma NFT para capitalizar la locura.
  • Un gif animado de Nyan Cat se vendió por 500.000 dólares.
  • El músico canadiense Grimes (socio del CEO de Tesla, Elon Musk) vendió su arte digital por más de $6 millones.

Y así podríamos seguir con más ejemplos, pero es claro que la manía por los NFT se disparó de maneras increíbles.

Podemos decir que el mundo digital estuvo en trance. Pese a toda la emoción que corría por el mercado, varios expertos advirtieron que las NFT podrían ser la próxima burbuja criptográfica. Y, cual temible profecía, pronto el precio de los NFT cayó casi un 70%.

Después del auge radiante: la caída de los NFT

Gracias a semejantes inversiones, surgió una preocupación clave. Muchos inversores empezaron a creer que las fluctuaciones del mercado se reflejaban directamente en el rendimiento de Ethereum. Sobre todo porque el mercado de NFT creció en magnitud y ejerció una mayor presión sobre su respectiva cadena de bloques. Ello creó una burbuja que eventualmente puso en riesgo los miles de millones de dólares apostados en ella, tan solo unos meses después.

Ahora bien, ¿cómo podemos desglosar lo que provocó el colapso de esta burbuja? Es algo muy complejo de hacer, pero podemos comenzar diciendo que esto también se debió en gran medida porque el mercado no tiene una base sólida sobre la que basar sus inversiones. Recordemos que los NFT ofrecen la propiedad de un activo digital, pero no el derecho a evitar que otros usen copias digitales. Esa fue parte de la razón por la cual los inversionistas adinerados pagaron grandes cantidades de dinero por obras de arte tradicionales y físicas de artistas como Rembrandt, Picasso y Monet. Y es que la cantidad de obras de arte es finita. Las copias de NFT, por otro lado, pueden replicarse fácilmente sin diferencia entre el original y las copias, de manera similar a las tarjetas de Pokémon.

Otro aspecto importante se reduce a la conexión directa entre las NFT y la cadena de bloques en proceso de maduración. Como comprar en blockchain es anónimo, los compradores pronto se dieron cuenta de algo importante: comprar directamente en los mercados de NFT no les permitiría hacer alarde de su símbolo de estado único. Algo que al principio fue el motor por el que muchos compradores desearon comprar NFT. Pero lo más interesante fue esto: una vez en su poder, no se puede diferenciar de la simple réplica del NFT en sí mismo sin ningún valor monetario adjunto.

Por esto mismo, al menos para los compradores de estatus, esto era similar a comprar cualquier producto al azar y no recibir ninguna atención por ello. Esto nos lleva al concepto de suministro infinito, en el que hacer copias de NFT, o «capturas de pantalla», es técnicamente legal. Y es que los NFT en sí no tienen valor monetario: simplemente sirven como un enlace a la billetera blockchain en sí.

¿Cuál será el futuro de los NFT?

NFT que compró Justin Bieber Vía OpenSea

Alguien que compra un NFT está comprando un enlace a la obra de arte, no el arte en su forma. Si bien, es cierto que los compradores obtienen los derechos de autor intelectual del enlace. Pero, los costos de transacción relacionados con el monitoreo de los infinitos lugares en línea, así como la identificación del uso ilegal, hacen que sea casi imposible detener la infracción de derechos de autor. Ello limita fuertemente la monetización de muchos NFT. Y hace que la cadena de bloques en sí esté actualmente bajo escrutinio por sus estándares de seguridad, y la incertidumbre sobre cómo se garantizará la certificación de propiedad en el futuro. Todo eso amenaza el valor de los NFT e incluso su propiedad.

Y ahora que los bancos comienzan a endurecer la política monetaria para frenar la inflación, es probable que esto haga a los NFT perder su valor. El mercado NFT es volátil porque se basa en la cadena de bloques Ethereum. En última instancia, los precios de NFT sufrirán una gran caída permanente. Además, el mercado está cayendo un 97 % desde su punto máximo en octubre de 2022, por lo que es probable que los inversores se retiren, ya que varios puntos de venta citan a las NFT como esencialmente inútiles.

No olvidemos cuando Justin Bieber compró el “Lonely Ape” por 1,3 millones de dólares y vio caer su valor a aproximadamente 71.500 dólares tras la caída en el precio de Ethereum a lo largo de 2022.

Por esto mismo, no dudamos en decir que los NFT tuvieron un auge increíble que terminó con una caída dolorosa para muchos de sus creyentes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *