Muchos estudiantes están dudando si continuar sus estudios y capacitación el próximo año o tomar un año sabático.

Para algunos expertos, un año sabático es un tiempo de transición dinámica que te permite ser tu propia persona. Pero también es una oportunidad para volver a conectarte con quien eres y con lo que quieres en la vida.

Muchos pueden dedicar su año sabático a trabajar, ser voluntario o viajar. No es solo tomar un descanso, es mucho más que eso. Aunque muchos piensen que es un año para holgazanear y no hacer nada. Tampoco significa que no volverás a estudiar más.

Para la mayoría, la mejor oportunidad de tomar un año sabático es al final de la escuela secundaria. Por eso, si estás pensando en tomar un año sabático, aquí te dejamos algunas preguntas que debes hacerte antes de decidirte.

Vía Pixabay.

Tomar un año sabático como una forma de autocuidado

Puedes usar ese tiempo para explorar quién eres como persona, construir nuevas conexiones y relaciones y ser más curioso. Puedes ganar confianza, perspectiva y apertura mental.

Tomarte un tiempo para el cuidado personal puede ser lo que estás buscando, ya que es importante sintonizar cómo te sientes contigo mismo. También reflexionar sobre tus estudios futuros, si quieres seguirlos ahora o más adelante.

Terminar la escuela secundaria y el estrés de los exámenes es agotador en el mejor de los casos. A muchos se le ha sumado estudiar en pandemia, rodeados de interrupciones e incertidumbres. Todo ello ha sido muy agotador.

Configura tu año sabático

Si te tomas un año sabático, es probable que sea un momento precioso e inusual en tu vida. Pero ¿qué es lo que quieres cambiar, interrumpir o hacer diferente? Hazte estas preguntas y responde con honestidad:

  • ¿Qué quiero?
  • ¿Qué está funcionando en mi vida?
  • ¿Qué he aprendido de las cosas que no han funcionado?
  • ¿Cómo será el año?¿Cómo se verá y se sentirá el éxito al final?
Vía Pixabay.

Debes prestar especial atención a la organización, los recursos y la calidad de su año sabático. Piensa acerca de estas preguntas:

  • ¿Cuánto dinero necesitaré?
  • ¿Cómo me mantendré?
  • ¿Alguien más ha hecho el mismo tipo de actividad de año sabático antes? ¿Qué aprendieron que pueda ayudar?
  • ¿Quién puede ser un mentor para mí?

Si eres padre de un joven que está pensando en tomar un año sabático, debes saber que tu hijo o hija no le dará la espalda al estudio para siempre. Las cifras muestran que los estudiantes que toman un año sabático tienen la misma probabilidad de completar su título dentro de los seis años que los estudiantes que no lo hacen.

Además, un año sabático tiene un impacto positivo en el desempeño académico una vez que los estudiantes regresan a la universidad, con el mayor impacto en aquellos que se desempeñaron peor en la escuela. Las investigaciones también han demostrado que aumenta la motivación de los estudiantes para estudiar cuando regresan.

Referencias:

Thinking about a gap year? Here are some questions to ask yourself (and a note for anxious parents): https://phys.org/news/2022-12-gap-year-anxious-parents.html

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *