Aunque tu jefe te diga que un poco de estrés es necesario para mejorar tu rendimiento, no le hagas caso. Trabajar horas extra no es algo que deberías considerar, ya que en cualquier momento puedes sufrir un agotamiento físico o psicológico por la cantidad de tareas pendientes. 

Seguramente has leído ya varios consejos para evitar este agotamiento conocido como “burnout”. Después de todo, se trata de un síndrome bastante común en las oficinas. No obstante, nosotros no te traemos las típicas recomendaciones para el estrés que a menudo se aplican para este problema, como el poner límites a tu trabajo o ir a una terapia. 

El burnout es más que un estrés crónico, es agotamiento. La psicóloga Shahieda Jansen ha estudiado este síndrome por años, y para frenar su propagación, ha desarrollado cuatro consejos preventivos. 

Así que, si te sientes cansado, irritado y abrumado en estos momentos, puede que alguno te sea de ayuda. 

Piensa en el significado que le das a trabajar 

Mujer trabajando en un café / Vía Pixabay

Incluso en un trabajo que te guste de corazón, puedes sufrir un burnout. Pero es menos probable que esto pase si descubres que lo que haces tiene valor para ti y para el resto. 

Vivimos en una sociedad en la que importa cada vez más el trabajo hecho, que el trabajo bien hecho. Como resultado, no pensamos en el hecho de que ese trabajo tiene un significado más allá de su utilidad puramente económica. 

Las personas con frecuencia transfieren sus deseos y ambiciones profesionales a sus trabajos. Por lo tanto, darle un valor emocional a ese trabajo puede ayudarte a estar más motivado, al igual que saber que alguien más depende y se beneficia de él.

“Incluso en situaciones de estrés profesional extremo, el significado percibido del trabajo puede prevenir el agotamiento”.

Shahieda Jansen

Evita el burnout con consejos y fuertes lazos sociales

Vía Pixabay

Uno de los principales problemas que enfrenta la civilización moderna en este momento es la soledad y el aislamiento. Como seres sociales, los humanos dependen de otros para organizar su entorno.

En este sentido, si bien podemos sobrevivir sin relaciones interpersonales, la pertenencia y las conexiones interpersonales son componentes clave tanto dentro como fuera del lugar de trabajo. 

Por tal motivo, otro de los consejos para evitar el burnout exitosamente es potenciar las relaciones sociales. 

Involucrarnos con otros en situaciones de alto estrés puede ayudarnos a liberar parte de esa carga. En especial si lo que nos está agotando es justamente una tarea pendiente que no sabemos hacer en el trabajo, o una idea creativa que tenemos que entregar cuanto antes.

Agrega un poco de intimidad a la jornada laboral

Persona escribiendo en su escritorio / Vía Pixabay

Quizás esto suene contradictorio considerando el consejo anterior para evitar el burnout, pero no es así. 

En ocasiones, compartir nuestra ansiedad con familiares y colegas puede ser emocionalmente agotador y provocar la aparición de síntomas desagradables como el estrés o la apatía. En esos casos, contemplar la situación desde nuestra perspectiva personal y laboral es lo más recomendado.

“Como psicóloga, más allá de la aplicación de técnicas de reducción de estrés, considero importante que dediques tiempo a la intimidad”.

Shahieda Jansen

Entiende el estrés primero para evitar el burnout después

Mujer descansando / Vía Pixabay

Como último consejo para evitar el burnout, Jansen recomienda comprender un poco más el burnout para poder enfrentarlo.

El estrés y el agotamiento pueden sonar similares pero no lo son. El estrés está ligado a las presiones que las personas enfrentan a diario. El agotamiento, por otro lado, es una sensación de angustia que comienza a superponerse cuando el estrés se vuelve prolongado y crónico.

De hecho, los psicólogos definen al “burnout” como una combinación de cansancio emocional y despersonalización.

La despersonalización es el estado de sentirse desconectado de uno mismo. Básicamente, es como volverse insensible al trabajo. Si caemos en esto, acabaremos quemados en cualquier momento. Es por eso que debemos entender cuándo el estrés se está volviendo agotamiento.

Cosas como la falta de empatía y las dudas sobre la propia competencia son solo algunos de los síntomas que pueden resultar de una exposición prolongada a trabajos tóxicos. También actos de frustración como cerrar la puerta de golpe o no responder a los colegas pueden ser un buen indicio. 

Al identificar lo que provoca nuestro agotamiento, es más fácil lidiar con él de la forma correcta. Es por eso que hemos recopilado estos consejos para evitar el burnout. Ojalá que alguno te sirva este fin de año o durante la próxima jornada laboral.

Referencias:

What is burnout and how to prevent it in the workplace – insights from a clinical psychologist https://theconversation.com/what-is-burnout-and-how-to-prevent-it

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *