Muchas veces, las ballenas, los delfines y las marsopas quedan varados en las costas o en aguas poco profundas de varios rincones del mundo. Por ahora, se desconocen las causas subyacentes de los eventos de varamiento, pero se están realizando investigaciones para obtener mejores conocimientos. En la reciente investigación, se ha estudiado los cerebros de tres especies de delfines varados y se han encontrado marcadores clásicos de la enfermedad de Alzheimer humana.

Este ha sido el estudio más extenso sobre demencia en odontocetos (ballenas dentadas) y. Un estudio que fue llevado a cabo por investigadores de la Universidad de Glasgow, las Universidades de St Andrews y Edimburgo y el Instituto de Investigación Moredun.

Vía iStock.

En esta investigación, estudiaron los cerebros de 22 odontocetos incluyó cinco especies diferentes: delfines de Risso , calderones de aleta larga, delfines de hocico blanco, marsopas comunes y delfines nariz de botella, que habían quedado varados en las aguas costeras de Escocia. Los hallazgos se publicaron en European Journal of Neuroscience. Estos muestran que cuatro animales de diferentes especies de delfines tenían algunos de los cambios cerebrales asociados con la enfermedad de Alzheimer en humanos.

Los investigadores piensan que sus descubrimientos podrían proporcionar una posible respuesta a los eventos de varamiento vivo inexplicables en algunas especies de odontocetos. Además, los resultados podrían respaldar la teoría del «líder enfermo». Esta situación ocurre cuando un grupo de animales sanos se encuentra en aguas peligrosamente poco profundas después de seguir a un líder de grupo que puede haberse confundido o perdido.

Cerebros de delfines con signos de Alzheimer

Para su estudio, los investigadores examinaron animales varados en busca de la presencia de la patología cerebral similar a la enfermedad de Alzheimer humana, incluida la formación de placas de beta amiloide, la acumulación de fosfo-tau y gliosis (un cambio en el número de células en respuesta a daños en el sistema nervioso central). Los resultados revelan que los cerebros de todos los animales mayores estudiados tenían placas de beta amiloide.

Vía iStock.

En particular tres de ellos tenían placas de beta amiloide. También poseían una serie de otras patologías relacionadas con la demencia en el cerebro. Esto demuestra que algunas especies de odontoceto desarrollan una neuropatología similar al Alzheimer. Sin embargo, el estudio no puede confirmar si alguno de los animales habría sufrido los mismos déficits cognitivos asociados con la enfermedad de Alzheimer clínica en humanos.

La presencia de estas lesiones cerebrales en los odontocetos indica que también pueden sufrir los déficits cognitivos asociados con la enfermedad de Alzheimer humana. Por lo tanto, los investigadores creen que se deben realizar más investigaciones para comprender mejor lo que les está sucediendo a estos animales. Principalmente para comprender si estos cambios patológicos contribuyen al varamiento de estos animales.

Referencias:

Alzheimer’s disease-like neuropathology in three species of oceanic dolphin: https://doi.org/10.1111/ejn.15900

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *