Tener un gato en casa no es como tener un perro. A estos animales les encanta jugar con sus dientes afilados y sus garras bien abiertas, por lo que es imposible salir ileso de esa batalla. Lo que muchos no saben es que la mordida de un gato, aparentemente inofensiva, en realidad es mortal. 

Prueba de ello es el desafortunado caso de un hombre danés que falleció recientemente por culpa de un gatito. Según los informes, el mordisco hizo que contrajera una infección grave en el torrente sanguíneo que provocó la amputación de su dedo índice, el lugar en el que fue mordido. A raíz de esto, la salud del hombre se deterioró al punto de causarle la muerte. 

Como él, varias personas han sufrido graves problemas de salud después de que su gato les hiciera derramar un poco de sangre. Pero, ¿por qué ocurre esto? 

La mordida de un gato esconde muchas cosas

Si bien los gatos se dedican en cuerpo y alma a limpiarse, no son perfectos cumpliendo con esta tarea. Hay tres lugares que nunca limpia un gato por razones diferentes: los dientes, las garras y la lengua

En este sentido, sus dientes esconden cientos de bacterias como la Capnocytophaga, la Bartonella henselae o la Pasteurella multocida. Todos estos microorganismos en conjunto desencadenan una infección mortal en el torrente sanguíneo que puede propagarse por todo el cuerpo. Nos referimos a la septicemia, también llamada “el envenenamiento de la sangre”. 

Si no se trata esta situación a tiempo, la acumulación de bacterias puede ocasionar un shock séptico. Es por eso que los médicos recomiendan evitar la mordida de un gato, o al menos lavarla correctamente para evitar complicaciones mortales. 

Así luce una mano después de la mordida de un gato / Créditos: Imgur

No obstante, son pocos los dueños de gatos que siguen estas recomendaciones. Esto debido a que, la mordedura de un gato es más superficial y está más repartida que la de un perro. Por lo tanto, aunque el daño tisular suele ser más grave, en la mayoría de los casos no se percibe.

Además, la mayoría piensa que una vez que los agujeros en la piel se cierran, el peligro de la mordida ya pasó, pero es lo opuesto. Si tenemos una buena cicatrización, puede que los gérmenes se queden atrapados dentro de la herida. Y eso solo significa una cosa: las bacterias tendrán el camino libre para causar una infección importante. 

¿Cómo tratar una mordida para que no sea mortal?

En general, tanto perros como gatos pueden provocar infecciones importantes como el tétanos o la rabia. Sin embargo, el riesgo de infección de una mordedura de gato es altísimo: está entre el 28% y el 80%. Probablemente porque suelen ser más comunes los ataques de gatos que los de perros, aunque sea solo parte de su juego.

Todos sabemos que es prácticamente imposible tener un gato que no muerda o arañe. Es parte de su comportamiento, pero no por ello debemos abrirle la puerta a las infecciones. Tampoco es correcto pensar que no estamos capacitados para cuidar de uno, pues generalmente una mordida de gato no suele ser mortal.

Vía Pixabay

Es más probable que estas complicaciones ocurran en personas que tienen sistemas inmunitarios debilitados o alguna enfermedad preexistente. Aunque en cualquiera de estos casos puedes prevenir un envenenamiento de la sangre con simples medidas de higiene. Entre ellas:

  • Vacunar y bañar a tu gato con frecuencia.
  • Lavar la mordida de inmediato con agua y jabón.
  • Si la herida es muy profunda, ejercer presión para sacar todos los gérmenes. 
  • Tener a la mano alguna crema antibiótica para cubrir la herida.
  • Acudir al médico en caso de hinchazón, fiebre o convulsiones.
  • Y enseñarle a tu gato a jugar sin mordidas. 

Las mordidas de gato son algo serio, y cada una puede ser mortal para nuestro organismo. Así que, si bien todo amamos a los felinos, no deberíamos permitirles que jueguen con nuestra piel como si no fuera algo importante. 

Referencias:

Pasteurella multocida–the major cause of hand infections following domestic animal bites https://doi.org/10.1016/s0363-5023(82)80013-0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *