La música puede afectar al cerebro humano de varias formas. Por ejemplo, es capaz de desencadenar una liberación de dopamina, estimular nuestra función cognitiva, aliviar potencialmente los síntomas de ansiedad y estrés y ayudarnos a mantener la concentración.

Al escuchar una canción, la corteza auditiva, la parte del cerebro responsable de procesar el sonido, se activa. Inmediatamente se activan otras áreas del cerebro, incluido el sistema límbico, responsable de las emociones, y la corteza motora, que controla el movimiento.

A medida que se van activando más áreas del cerebro, empezamos a sentir los efectos de la música.

Algunos efectos de la música

En un estudio de 2008, los investigadores descubrieron que el ritmo con o sin acompañamiento musical facilita el recuerdo del texto. Es decir, escuchar música podría ayudarnos a recordar piezas de información.

Otro estudio de 2010 descubrió que la música puede mejorar nuestra función cognitiva fuera del contexto de las tareas de memoria. En el marco de ese estudio se realizaron experimentos, en los que participaron 56 estudiantes universitarios masculinos y femeninos. Estos debieron completar una tarea de procesamiento lingüístico y espacial mientras escuchaban 10 extractos de sinfonías de Mozart. Posteriormente, el equipo de investigación descubrió que la música de fondo estaba relacionada con un aumento en la velocidad del procesamiento espacial en la precisión del procesamiento lingüístico.

Vía Pexels.

Por otra parte, un estudio de 2007 encontró que esta mejora en nuestra función cerebral se explica por la «hipótesis de la excitación y el estado de ánimo». La hipótesis afirma que la música aumenta nuestro nivel de excitación, es decir, qué tan despiertos y alertas nos sentimos, y esto nos coloca en un nivel óptimo para mejorar el recuerdo de la memoria. En particular, la teoría sugiere que agregar fondos auditivos entretenidos hace que una tarea de aprendizaje sea más interesante y, por lo tanto, aumenta el nivel general de excitación del alumno.

Más efectos de la música en el cerebro humano

Una revisión de 2017 halló que la música es buena para reducir los síntomas de la depresión. En casi 30 estudios analizados hubo una reducción significativa en los niveles de depresión a lo largo del tiempo en los grupos que escuchaban música en comparación con los grupos de control que no lo hacían.

Mientras que otros expertos afirman que escuchar música animada o alegre puede ayudar a iluminar las redes neuronales que almacenan recuerdos positivos y personales.

Por otro lado, una revisión de 2022 descubrió que escuchar música tenía un efecto significativo en el alivio de la ansiedad diagnosticada en una variedad de grupos.

Actualmente se sabe que la música estimula las respuestas fisiológicas y psicoemocionales, abriendo vías cerebrales que se vinculan con recuerdos y sentimientos positivos. Esto reduciría el estrés ya que la música afecta a la liberación de neuroquímicos en el cerebro. Por lo tanto, aumenta la liberación de serotonina y dopamina y reduce los efectos del cortisol.

música cerebro humano
Vía Pexels.

La hormona del bienestar, la dopamina, también está involucrada en el sistema de recompensa del cerebro. Esto explica por qué a menudo sentimos placer al escuchar música.

En cuanto a los efectos negativos de la música, estos están vinculados con el estado de ánimo. Se ha demostrado que la música puede mejorar nuestro estado de ánimo, pero también puede bajarlo, especialmente cuando ya estamos en un estado mental negativo.

Por ejemplo, escuchar música triste o llena de ira durante demasiado tiempo puede aumentar la liberación de cortisol. Así también puede estimular las áreas del cerebro asociadas con las emociones negativas.

Referencias:

How does music affect your brain?: https://www.livescience.com/how-does-music-affect-your-brain

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *