La IA (Inteligencia Artificial) está ganando cada vez más protagonismo en nuestras vidas. Muchos son los sectores que se está beneficiando de las herramientas de IA, entre ellos la ecología que ha empezado a aprovechar las ventajas de esta nueva tecnología para proteger a los océanos de la contaminación.

En concreto, los ecologistas requieren de una habilidad particular de la IA para llevar con éxito su cometido de proteger los mares y océanos: detectar patrones. Pero no solo eso, sino que la IA ha demostrado que puede llevar a cabo investigaciones a escalas que antes eran imposibles.

Vía iStock.

Mediante el reconocimiento de patrones de AI los ecologistas están rastreando imágenes satelitales. También mapeando las toneladas de contaminación plástica que amenazan nuestros mares, en tiempo real. Tal es la rapidez y la precisión con las que trabaja la IA que ya ha encontrado más de 4.000 vertederos informales no declarados junto a los ríos. Esta información es mu útil, ya que solo diez ríos aportan casi todo el plástico que ingresa a los océanos.

Por otra parte, la IA se ha estado usando en proyectos de mapeo de praderas de pastos marinos desde el espacio. Además, se usa para la búsqueda de arrecifes desconocidos que probablemente alberguen corales resistentes al calor. El próximo paso es emplear la IA para descubrir qué peces viven y dónde.

Uso de IA para proteger mares y océanos

La IA ha optimizado y agilizado la detección de patrones. En principio, la IA necesita que se la entrene para que sepa lo que estás buscando. Luego, la herramienta de software se pone a trabajar, detecta patrones y ofrece predicciones sobre cómo surgen estos patrones.

Estos métodos son especialmente poderosos para datos biológicos complicados y complejos.

En cuanto a los usos de la IA en ecología, esta ya se ha empezado a usar para encontrar arrecifes desconocidos con corales preparados para sobrevivir a pesar del calentamiento de las aguas. Eso es vital, dado que los océanos han absorbido casi todo el calor atrapado por los billones de toneladas de gases de efecto invernadero que hemos puesto en la atmósfera.

Vía iStock.

La IA también es capaz de rastrear millones de imágenes satelitales en busca de vertederos de desechos plásticos ocultos.

Pero la IA también sería excelente para identificar de manera útil las condiciones ambientales específicas bajo las cuales los arrecifes sobrevivirán a medida que los océanos se calientan.

El próximo paso es emplear drones autónomos flotantes o submarinos que tomen muestras de agua de mar, con redes neuronales de IA en busca de ADN de peces. De manera similar, se podrá rastrear la salud del ecosistema de los arrecifes de coral casi en tiempo real.

Referencias:

Spotting plastic waste from space and counting the fish in the seas: here’s how AI can help protect the oceans: https://phys.org/news/2022-12-plastic-space-fish-seas-ai.html

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *