Existen diversos factores que definen el éxito de tu empresa, uno de los más importantes es el almacenamiento de tus productos. No prestar atención a este punto impacta directamente en la calidad de los mismos y, en consecuencia, en la experiencia de tus clientes. Por esta razón, en este artículo te explicaremos lo que debes saber sobre las clases y tipos de inventarios.

Si pensabas que un almacén era simplemente un espacio donde guardas tus productos, mejor piensa de nuevo, pues sus elementos varían en función de lo que ofreces a tus clientes. Independientemente del tipo de negocio que tengas, la importancia de contar con un buen almacenamiento en la cadena de suministro es crucial para el éxito de tu gestión.

Clases y tipos de inventarios: la base de tu negocio

El inventario es todo lo que tu empresa almacena que no ha cumplido su ciclo de venta o que aún no se ha utilizado en la cadena productiva. Lo conforman los productos y materias primas que la empresa ofrece a sus clientes, por ello es fundamental tener una correcta gestión de inventarios o de stock. De esta manera tendrá un mayor control sobre las mercancías, más productividad y una relación eficiente entre la oferta y la demanda.

Un dato crucial a tomar en cuenta es que, no importa la clase de inventario que tengas, tu objetivo siempre será reducir al máximo las existencias —ya sea por ventas o aplicando la adquisición inteligente—. A la vez, se debe garantizar la disponibilidad de inventario a los clientes.

Sin más preámbulo, veamos en detalle las clases y tipos de inventarios que mejor se adaptan a tu empresa:

Inventario según tu tipo de producto

Varía en función de los productos que vendes. Se clasifican en:

  • Materias primas: almacenan los insumos necesarios para la fabricación de tu producto final. Si te dedicas a la venta de alimentos, las materias primas son los ingredientes para prepararlos. Si en cambio vendes ropa o calzado, la tela es una de las materias primas que almacenas en tu inventario.
  • Suministros de fábrica: contiene los materiales que se utilizan durante la fabricación de un producto, pero que no se pueden cuantificar de manera exacta. Por ejemplo: clavos, tornillos, hilo.
  • Productos en proceso de fabricación: se almacenan productos que se utilizan más adelante en la cadena de producción. Como ejemplo, en una pastelería o restaurante este inventario podría albergar algunas preparaciones que se ensamblarán en el plato final.
  • Productos terminados: alberga los productos que ya están listos para la venta y distribución.
  • Inventario de mercancías: concentra bienes adquiridos por la empresa que luego se venderán. Es quizás uno de los inventarios más comunes, siendo muy utilizados por tiendas y supermercados.
Cottonbro Studio vía Pexels

Según su función

A estos inventarios se les designa una función dentro de la cadena de producción, pero también cumplen con una necesidad o un objetivo logístico específico. Veamos cuáles son:

  • Inventario de tránsito o de ductos: almacena los productos que se han solicitado a los proveedores que ya llegaron, pero que aún no han sido registrados.
  • De reserva: alberga aquellas unidades de productos o materias primas de “emergencia” para garantizar las existencias en caso de contingencias. Estas pueden ser retrasos en los proveedores, aumento inesperado de la demanda o fallas en el proceso de producción. Contar con este tipo de inventario te ahorrará pérdidas de dinero y de clientes.
  • Inventario estacional o de previsión: aquí se almacenan los productos que podrían tener una mayor demanda por temporadas. Si tienes una papelería y se acerca el regreso a clases, deberías tener un inventario estacional con útiles escolares como cuadernos y materiales.
  • Inventario de desacoplamiento: un producto del inventario de tránsito podría pasar al de desacoplamiento, ya que allí se reparten las mercancías al proceso de producción al que corresponde.

Inventario según su periodicidad o frecuencia

Tu tipo de negocio determinará la periodicidad o frecuencia de chequeo del inventario, en función de su rotación. Las clases y tipos de inventario según su periodicidad pueden clasificarse en:

  • Anual: se realiza a final del año para evaluar los resultados obtenidos con el inventario contable, es decir, la recopilación de todos los activos de la empresa.
  • Inventario periódico: se lleva a cabo varias veces al año para identificar posibles fallas o necesidades de reaprovisionamiento de ciertos productos.
  • Cíclico o rotativo: al igual que el inventario periódico, este se realiza varias veces al año, con la diferencia de que se priorizan algunos productos según su valor, caducidad o demanda.
  • Inventario permanente o perpetuo: altamente recomendado por el nivel de precisión que brinda. Permite hacer constante seguimiento de las existencias e incidencias. Para ello se utiliza normalmente un software especializado que permite visualizar el stock en tiempo real.

Otras clases y tipos de inventarios

Existen tantos tipos de inventarios que revisarlos todos nos ocuparía una extensión muy larga. Sin embargo, no queremos dejar por fuera a los siguientes:

  • Inventario de naturaleza cíclica o regular: ideal para satisfacer la demanda llegado el momento de reaprovisionamiento.
  • Existencias muertas, obsoletas o perdidas: registra los detalles por las que se desperdició el inventario, puede ser por caducidad, deterioro por malas condiciones, entre otros.
  • Inventario en cuarentena: contiene aquellos productos que por alguna razón necesitan permanecer almacenadas un tiempo determinado antes de estar disponibles.
Pixabay vía Pexels

¿Por qué es importante contar con una gestión eficiente de inventarios?

Satisfacer la demanda de tus clientes es fundamental si quieres diferenciarte de la competencia. Conocer tu inventario a profundidad te permite adelantarte a posibles aumentos de la demanda o fallas en el proveedor. Anticipar a una temporada para garantizar las existencias hará que seas el jugador al que acudirán más clientes, lo cual se traduce en mayores ingresos.

Conocer las clases y tipos de productos es necesario para saber determinar con propiedad cuál es el más ideal para tu empresa. De esta manera podrás tener una mejor gestión de inventarios, el cual te permitirá cumplir con tus clientes y con tus empleados. Para hacerle seguimiento a tu inventario te recomendamos contar con un software de gestión de inventarios en el que puedas ver la información en tiempo real, pues te permitirá tomar decisiones estratégicas acertadas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *