Existe una amplia variedad de pruebas de imágenes y estudios radiológicos. Debido a ello, las dudas sobre sus ventajas y limitaciones son bastante frecuentes. A continuación te contamos cuáles son las diferencias entre una resonancia magnética, un PET, o un TAC, como así también cuáles son sus funcionalidades.

En primer lugar, hablaremos de la Resonancia Magnética o RM. Esta es una técnica de diagnóstico radiológico que se basa en la respuesta de los tejidos. Estos tejidos deben ser sometidos a un campo magnético muy potente y excitados mediante pulsos de radiofrecuencia.

Al ser una prueba muy compleja, requiere de múltiples procesos físicos. Además, los estudios tienden a demorar mucho por lo que se necesita de una total colaboración del paciente.

Vía iStock.

Por otro lado, se debe mantener la seguridad del paciente al momento de la prueba. Para salvaguardar su integridad es indispensable conocer si es portador de algún dispositivo incompatible.

A veces será necesario recurrir al contraste con gadolinio, mientras que para otros estudios quizás sea necesaria alguna preparación previa.

También es importante saber que mediante la RM se obtienen imágenes en múltiples planos y secuencias. Ello permite la obtención de información tanto morfológica como funcional de los pacientes. Una ventaja de esta prueba es la alta resolución de contraste que permite estudiar los tejidos con gran detalle.

Además, es un estudio muy útil para la valoración del sistema nervioso, las estructuras músculo-articulares, y estudiar lesiones viscerales de pequeño tamaño o de difícil caracterización con otras técnicas.

Además de la Resonancia Magnética, están el PET y el TAC

Ahora ya sabemos qué es la Resonancia Magnética, pero nos falta conocer sobre las pruebas PET y TAC, aprender sobre sus diferencias y ventajas.

El PET o tomografía de emisión de positrones es una técnica diagnóstica no invasiva que permite estudiar la actividad y el metabolismo en distintos órganos y tejidos del cuerpo.

Las pruebas de PET se realizan con los servicios de Medicina Nuclear y para llevarlas a cabo se necesita inyectar al paciente con una pequeña cantidad de material radioactivo. Por ejemplo, ‘F18-FDG’, una sustancia similar a la glucosa de nuestro cuerpo. Al hacerlo, permitirá la visualización de células tumorales o zonas inflamatorias. Esto debido a que tanto las células tumorales como las zonas inflamatorias son metabólicamente muy activas y consumen muchos azúcares. Por lo tanto, las sustancias marcadas también se concentrarán en esas zonas produciendo un incremento de radioactividad.

Vía iStock.

Es crucial que el paciente permanezca en reposo durante una hora desde la inyección del material radiactivo para permitir que las sustancias marcadas se acumulen. Luego, para la obtención de imágenes, el paciente debe continuar en reposo por otra media hora más.

El PET se emplea generalmente para el estudio de tumores en diferentes tejidos. También aporta información funcional acerca de algunos órganos, como el corazón o el cerebro.

La tomografía computarizada o TAC

La Tomografía Computarizada (TC, TAC o escáner) es una técnica de imagen que utiliza rayos X. En ella, el paciente permanece tumbado en una camilla mientras el tubo emisor gira a su alrededor produciendo rayos X, que son recogidos por múltiples detectores.

Se realiza una exploración y mediante procesamiento informático se obtienen imágenes volumétricas con las que se realiza una reconstrucción en cualquier plano del espacio o en forma tridimensional.

En ocasiones, los estudios necesitan contraste para una mejor valoración. Este se puede aplicar por vía intravenosa, oral o incluso por medio de un enema.

Vía iStock.

La prueba de TC tiene una gran resolución espacial permitiendo ver lesiones milimétricas que no son detectables en los estudios de radiología simple. En general se emplea para el estudio de los pulmones, los huesos, los vasos sanguíneos y el abdomen. Por su rapidez y precisión es la técnica ideal para la patología urgente, permitiendo estudios de cuerpo completo en una única y rápida exploración.

En cuanto a las combinaciones de pruebas, muchas veces el PET se emplea combinado con otras técnicas de imagen, pero sobre todo con el TC. Pero, lo más habitual es aplicar las técnicas de manera individual. Cada una aporta información complementaria que luego se valora en conjunto con toda la información clínica del paciente y con otras técnicas diagnósticas.

Referencias:

Breve guía de pruebas radiológicas: ¿es lo mismo una resonancia magnética, un PET, o un TAC? ¿Cuándo están indicadas?: https://www.infosalus.com/asistencia/noticia-breve-guia-pruebas-radiologicas-mismo-resonancia-magnetica-pet-tac-cuando-estan-indicadas-20221213082256.html

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *