En la luz verde está la clave para aliviar el dolor articular y las migrañas sin ayuda de los analgésicos.

Investigadores de la Universidad de Fudan en Shanghai han descubierto que esta tonalidad de luz, en ocasiones desagradable, en realidad tiene varios efectos analgésicos. El más importante de todos es que puede desactivar ciertas células implicadas en la percepción del dolor de una forma simple, segura y económica.

Por lo tanto, una terapia de exposición leve reduciría definitivamente la dependencia a ciertos medicamentos como el ibuprofeno o los opioides para el dolor

¿Cómo la luz verde alivia el dolor?

El equipo estudió la luz verde con ayuda de los ratones / Créditos: ABC

En su nuevo estudio, los investigadores muestran el efecto que tiene la luz verde en los mamíferos. Siendo precisos, en un par grupo de ratones: la mitad sanos y el resto con articulaciones inflamadas. 

Al bañar a estos roedores con luz verde, los fotorreceptores en su retina (conos y bastones) estimularon la aparición de un grupo de células cerebrales con efectos sedantes. 

Estas células en el núcleo geniculado ventral lateral, la zona del cerebro asociada al dolor, ya se han estudiado previamente. Al parecer, se activan con los cambios lumínicos y son capaces de transmitir una alerta al núcleo del rafe dorsal para que reduzca las sensaciones de dolor intenso. 

Los ratones que desarrollaron estas células después de una exposición leve a la luz verde lograron aliviar su dolor articular. Por lo tanto, el equipo concluyó que los fotorreceptores en la retina pueden alterar lo que sentimos en el cerebro.

“Hemos identificado los circuitos del dolor de los mamíferos y cómo responden a las entradas visuales de una manera segura y fácil”.

Yu-Long Tang, científico de la Universidad de Fudan en Shanghai

Una terapia con luz verde, ¿adiós a los analgésicos?

Analgésicos para el dolor / Vía Pixabay

En una serie de experimentos posteriores, los investigadores desactivaron ciertas células para ver qué efecto tenían en los ratones. 

  • Cuando desactivaron los bastones, estos animales mostraron solo un alivio parcial con la luz verde.
  • Por su parte, cuando desactivaron los conos, los ratones no mostraron signos de alivio del dolor ante el resplandor verde.

Sus resultados sugieren que el alivio que causa la luz verde podría ser duradero y persistir durante cuatro días después del tratamiento.

«Descubrimos que los fotorreceptores del cono de la retina son esenciales para la terapia con luz verde, mientras que los bastones desempeñan un papel secundario».

Yu-Long Tang

Aunque los ojos de los ratones no son similares a los nuestros, los investigadores creen que la luz verde también podría utilizarse para aliviar el dolor humano. Esto debido a que un estudio previo en un pequeño grupo de pacientes ha demostrado que esa tonalidad verdosa reduce en un 60% el dolor de cabeza. 

Por supuesto, exponer a las personas a ocho horas de terapia diaria con luz verde, como hizo el equipo con los ratones, es imposible. Pero quizás en períodos más cortos este tratamiento contribuya a disminuir el uso de opioides o analgésicos altamente adictivos. 

En todo caso, es un hecho que la luz verde puede aliviar el dolor. Tal vez por eso se sienta tan bien pasar más tiempo en las zonas verdes.

Referencias:

Green light analgesia in mice is mediated by visual activation of enkephalinergic neurons in the ventrolateral geniculate nucleus https://doi.org/10.1126/scitranslmed.abq6474

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *