La coordinadora del programa del Rutgers Children’s Center for Resilience and Trauma Recovery en University Behavioral Health Care, Schenike Massie-Lambert, afirma que los niños también pueden ser víctimas del estrés durante la temporada navideña. Ante esta situación, explica las razones por las que esto sucede. Sobre todo, brinda consejos útiles para ayudar a nuestros niños a sobrellevar el estrés de las fiestas.

Tanto las fiestas como las vacaciones pueden ser estresantes para los más pequeños de la casa. Esto se debe a que los niños son sensibles a los cambios ambientales, sostiene Massie-Lambert. Una de las temporadas del año con más cambios es la navideña. Los niños se exponen al cuidado de adultos que, por lo general, están estresados por las obligaciones financieras. Además, los pequeños pueden sentirse tristes por la ausencia de sus seres queridos como así también estar abrumados por numerosos compromisos.

Los cambios en el entorno durante las vacaciones se ven reflejados en las rutinas diarias típicas. Por ejemplo, la hora típica de las comidas de un niño puede variar. También cambian las opciones de comidas, priorizando más las comidas rápidas por sobre las preparadas en casa. La hora de acostarse también varía, lo que podría repercutir en el estado de ánimo y el comportamiento del niño.

Vía Pexels.

¿Cómo sé si mi hijo está estresado?

Para saber si un niño se siente estresado, lo que recomienda Massie-Lambert estar atentos a cualquier cambio repentino en el comportamiento típico del niño. Algunos puntos a considerar son los cambios en el patrón de sueño, los hábitos alimenticios, el estado de ánimo o las interacciones sociales de tu hijo. En caso de percibir uno o más de estos cambios repentinos, habla con su hijo sobre lo que le está pasando. De ser necesario, consulta con un profesional.

Si su hijo no puede expresar concretamente lo que está viviendo, tendrás que estar más atento a los cambios. A veces, los niños pueden informar el estrés expresando que sienten dolores de estómago, dolor de espalda o dolores de cabeza.

Consejos para aliviar el estrés en niños durante la temporada navideña

Massie-Lambert brinda algunos consejos para apoyar y hablar sobre el estrés con los niños.

  • Enseñar y entrenar la expresión emocional y el afrontamiento. Los cuidadores están en una posición única para enseñar y entrenar a los niños en tiempos difíciles. Principalmente, deben insistir en el aumento del vocabulario emocional del niño para que sepan expresar lo que están sintiendo. Pero también discutir sus propias necesidades, como el descanso. O invitar al niño a realizar actividades de afrontamiento con él, como salir a caminar, escuchar música o escribir un diario.
  • Mantener rutinas que funcionen. Es decir, rutinas que apoyen el sentido de dominio y seguridad del niño. Pero, si las rutinas existentes están causando un estrés excesivo, buscar la manera de revertirlo.
  • Evitar la sobreprogramación. Para manejar el estrés y el agotamiento, los cuidadores pueden apoyar a los jóvenes que se sienten abrumados creando tiempo para descansar y estableciendo límites más firmes en torno a su tiempo diciendo «no».
  • Fomentar la actividad. Esto no solo es bueno para la salud física de un niño, sino que también es una gran herramienta para controlar el estrés y liberar la tensión en el cuerpo.
Vía Pexels.

Cómo hablar del estrés

Para hablar con un niño sobre el estrés, la especialista también da sus aportes. Ella considera que es importante que los cuidadores compartan sus observaciones, de esta manera el niño sabrá que están comprometidos, preocupados y dispuestos a ayudar.

También es necesario normalizar y validar las emociones del niño, con el fin de disminuir el estigma asociado con querer y necesitar ayuda adicional. De esta manera aumentan los apoyos y recursos que están disponibles para el niño.

Por otra parte, insistir en empoderar a los niños practicando la resolución de problemas y animarlos a identificar soluciones adicionales. Además, el empoderamiento deberá centrarse en una estrategia de afrontamiento. Esto aumenta el compromiso, la autonomía y la autoeficacia, además que amplía la oportunidad de brindar apoyo adicional.

Referencias:

Kids get holiday stress, too: https://medicalxpress.com/news/2022-12-kids-holiday-stress.html

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *