¿Piensas que la miga del pan engorda? No eres el único. La mayoría rechaza esta parte esponjosa del pan en busca de algo mucho más saludable a su juicio: la corteza. Incluso hay quienes llegan a eliminar por completo el pan de su dieta para así no tener que preocuparse por decidir entre la miga o la corteza. 

Este tipo de situaciones suelen ser muy comunes, más de lo que piensas, pero no deberían serlo.

Para empezar, la miga del pan no engorda más que la corteza. En realidad, la miga tiene más agua, por lo que hay menos calorías presentes. Entonces, la corteza sería en todo caso la parte que más engorda en el pan. Principalmente porque ha condensado todas las calorías al perder agua.

Ahora bien, esa es solo una parte de la verdad. Existen cientos de panes en el mundo, desde artesanales hasta panes de molde. Cada uno de ellos se prepara de forma diferente, por lo que no sería correcto pensar que todas las cortezas de pan engordan. Prueba de ello está en otros carbohidratos complejos como la pasta, el arroz o la papa, que pueden ser saludables si se cocinan correctamente. 

¿Migas, cortezas o directamente panes?

Sandwiches «saludables» con pan de molde / Vía Pixabay

El problema de los panes no está en la miga o en la corteza. Solo hay que elegir el pan correcto y comerlo con moderación. 

Muchos casos de obesidad vinculados al pan fueron causados por un consumo excesivo de este alimento, históricamente ligado a la dieta mediterránea. Si comemos demasiado, tratar de eliminar el pan, la miga o la corteza será inútil. Lo que deberíamos hacer es encontrar qué tipos de panes no engordan y empezar a incorporarlos en nuestra dieta.

«Se le pone una etiqueta al pan de que engorda pero la receta tradicional no es tan perniciosa como sí lo es mucho del pan que se hace ahora de forma industrial”.

Domingo Carmen Morán, científico del Centro Médico-Quirúrgico de Enfermedades Digestivas

El Centro Médico-Quirúrgico de Enfermedades Digestivas ha hecho una lista con los peores panes para el consumo. Básicamente, aquellos que engordan porque contienen sustancias que no son saludables, como el azúcar, la grasa vegetal o el aceite de palma utilizado para darle brillo a la corteza. Estos son el pan de molde, las tostadas embolsadas y el pan embolsado.

Todos estos tipos de panes no siguen la receta tradicional para preparar un pan saludable. Por lo tanto, la miga y corteza pueden hacerte engordar por igual al ser alimentos ultrarrefinados. 

“De un kilo de harina pura, las industrias sacan tres o cuatro de harina refinada. En última instancia abaratan costes, y obtienen más beneficios con la venta de un alimento de peor calidad”.

Domingo Carmen Morán

¿Hay panes que no engordan?

Panes sacados del horno / Vía Pixabay

Si no quieres decidir entre la miga o la corteza, puedes comprar panes artesanales. A diferencia de los panes ultrarrefinados, las opciones artesanales sí siguen la receta tradicional. 

Con “opciones artesanales” nos referimos al pan de las panaderías, el de los minoristas o, en su defecto, los panes hechos en las propias panaderías de los supermercados. 

Hoy en día, se hacen panes artesanales con otras harinas, como la espelta, el centeno, o el maíz. Los expertos aseguran que consumir al día unas dos o tres rebanadas, unos 25 gramos de estos tipos de panes que no engordan, puede ser beneficioso para las personas que intentan bajar de peso. 

Eso sí, siempre que no incorporemos otro tipo de hidratos refinados a la ecuación. Por ejemplo, si comemos arroz en el almuerzo, no deberíamos acompañarlo con pan artesanal. 

En definitiva, entre la miga o la corteza, lo verdaderamente importante es el tipo de pan. 

Referencias:

Effect of baking conditions and storage with crust on the moisture profile https://doi.org/10.1016/j.lwt.2014.02.037

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *