Los desagües de los lavabos poseen las condiciones adecuadas para que proliferen hongos, mohos y un montón de microorganismos potencialmente peligrosos para los seres humanos.

En un nuevo estudio, científicos de la Universidad de Reading y el Centro de Ecología e Hidrología del Reino Unido han investigado más de 250 comunidades de hongos en lavabos de baños en un campus universitario.

Los investigadores recolectaron muestras de los desagües de los lavabos y trampas en P utilizando hisopos de algodón estériles con el fin de atrapar microorganismos. También tuvieron en cuenta las cualidades de cada lavabo, como por ejemplo, su ubicación, su propósito. También la etiqueta de género para baños y si el agua que fluía por el desagüe estaba caliente o fría. Al extraer el ADN de las muestras, utilizaron la amplificación de la reacción en cadena de la polimerasa (PCR). Además, usaron el procesamiento bioinformático para ayudar a identificar los residentes microbianos de los sumideros.

Vía iStock.

Los resultados, publicados en Environmental DNA, muestran una variedad de hongos conviviendo en todos estos desagües. Lo llamativo fue descubrir que estas comunidades eran muy diversas, pero también increíblemente similares entre sí. Lo que significa que la lista y la proporción de hongos no variaron mucho de un sumidero a otro, o incluso de un edificio a otro.

Mohos y hongos viviendo en los desagües de los lavabos

En total, los sumideros albergaron 375 géneros de hongos de una variedad de clases, órdenes y familias. Los hongos representan siete filos diferentes, el rango taxonómico por debajo del reino.

Los investigadores no están seguros de qué impulsa esta similitud. Pero señalan que la esta podría reflejar un «uso similar» por parte de la comunidad universitaria.

Para buena parte de la población, esta variedad no es un problema. Sin embargo, sí lo sería para los que están inmunocomprometidos. Esto se debe a que ciertas especies de hongos pueden causar infecciones graves.

Vía iStock.

El estudio sugiere que los desagües de los lavabos y las trampas P no son solo lugares agradables para que vivan los microbios, sino que también podrían servir como reservorios para algunos mohos, levaduras y otros hongos, que podrían albergar y ayudar a propagar especies que pueden enfermar a los humanos.

Por último, cabe destacar que el género más abundante que han encontrado en el nuevo estudio fue Exophiala, un patógeno oportunista que causa infecciones cutáneas y superficiales. Aunque no conlleva un alto riesgo, sí «se han documentado infecciones sistémicas fatales».

Referencias:

Mycobial community assemblages in sink drains across a university campus: https://onlinelibrary.wiley.com/doi/10.1002/edn3.375

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *