Para investigar sobre la formación de la autopercepción negativa, psicólogos de la Universidad Shinshu (Japón) diseñaron un experimento psicológico. Los voluntarios del experimento fueron estudiantes universitarios que todo el tiempo pensaron que estaban evaluando sus personalidades con aprendizaje automático.

La retroalimentación durante el test psicológico ficticio fue constante. En este, los participantes recibían una frase que destacaba sus rasgos de personalidad. También las tendencias de comportamiento y las perspectivas de futuro. Todos los participantes recibieron los mismos comentarios en orden aleatorio. A continuación, puntuaron cada frase según el grado en que se aplicaba a su caso. Tras completar la evaluación, se les sometió a una prueba sorpresa de memoria en la que tenían que recordar los comentarios recibidos.

Con un experimento los psicólogos pudieron entender un poco más sobre la formación de la autopercepción negativa. Vía Pixabay.

De este modo, fue posible descubrir que hay dos factores importantes que intervienen en la formación y actualización del autoesquema. Por un lado se encuentra la valencia emocional, ya sea positiva o negativa. Por el otro, el acontecimiento experimentado y hasta qué punto la gente cree que el acontecimiento es coherente con su yo actual.

«La reactividad cognitiva, o la tendencia a reaccionar de forma exagerada cuando se está en un estado de ánimo negativo o depresivo, se asoció con una mayor actualización del autoesquema», afirman los autores.

Con todos esto, los investigadores han conseguido comprender que la autopercepción negativa de las personas parece perpetuarse a sí misma. Esto explica por qué algunos individuos desarrollan enfermedades mentales incluso en entornos favorables.

Los resultados se encuentran en un artículo de la revista Cognitive Therapy and Research.

Mayor comprensión sobre la autopercepción negativa

Hasta ahora, se desconoce cómo se forman y actualizan los autoesquemas. Tampoco se sabe qué diferencias intervienen en estos procesos. Pero, lo que sí se sabe es que las personas con trastornos psiquiátricos, como la depresión mayor, tienden a mantener autoesquemas negativos. Por ejemplo, estas personas poseen pensamientos como ‘soy incompetente’ y ‘soy un perdedor en la vida’. Los autoesquemas son lo que una persona piensa de sí misma.

Vía Pixabay.

Basándose en estos conocimientos, los investigadores desarrollaron su experimento. Este se consiste en el paradigma de la negligencia mnémica, que describe cómo las personas olvidan selectivamente la información negativa sobre sí mismas. Las personas con trastornos psicológicos, como la depresión, son menos propensas a mostrar negligencia mnémica y más propensas a recordar la información negativa. Estas personas recuerdan información negativa porque coincide con la percepción que ya tienen de sí mismas. Por lo tanto, se produce una reactividad cognitiva, ya que son más propensas a tomarse más a pecho incluso la información negativa de menor importancia.

Por otra parte, los investigadores realizaron simulaciones del desarrollo de los autoesquemas. Con estas simulaciones pudieron imitar la influencia de las experiencias positivas y negativas acumuladas desde los primeros años de vida en el desarrollo de los autoesquemas. Y, mediante la manipulación de parámetros relacionados con la reactividad cognitiva, pudieron evaluar cómo influyen las diferencias individuales en la dinámica de desarrollo de los autoesquemas.

Resultados del estudio

Esto les permitió descubrir que cuando las personas con alta reactividad cognitiva experimentaban algunos acontecimientos negativos en los primeros años de vida, el autoesquema negativo se desarrollaba y reforzaba, incluso si experimentaban muchos acontecimientos positivos más adelante en la vida.

Con estos resultados, los investigadores alcanzaron a comprender por qué algunos individuos desarrollan enfermedades mentales incluso en entornos favorables. Ahora, los autores esperan comparar los resultados de las simulaciones con los de la vida real. Los investigadores creen que alterando la forma en que las personas codifican e integran los acontecimientos en el autoesquema podría permitir la prevención y el tratamiento de las enfermedades mentales.

Referencias:

Cognitive Reactivity Amplifies the Activation and Development of Negative Self-schema: A Revised Mnemic Neglect Paradigm and Computational Modelling: https://link.springer.com/article/10.1007/s10608-022-10332-x

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *