El yoga es una actividad que puede mejorar positivamente la salud y el bienestar cardiovascular. Pero, en concreto, resultó de gran ayuda para pacientes con hipertensión durante un estudio piloto de tres meses.

El estudio se publicó en el Canadian Journal of Cardiology y muestra que incorporar yoga a un régimen de entrenamiento regular es más efectivo que los ejercicios de estiramiento pues apoya la salud y el bienestar cardiovascular. Aunque hay similitudes entre los ejercicios de estiramiento y el yoga, también hay diferencias importantes.

Vía Pexels.

En los 3 meses de duración del estudio, el yoga redujo la presión arterial sistólica y la frecuencia cardíaca en reposo y mejoró el riesgo cardiovascular a 10 años.

Mediante un enfoque científico riguroso, los investigadores intentaron identificar factores de riesgo cardiovascular para los cuales el yoga es beneficioso para los pacientes en riesgo. Asimismo, indagaron sobre las formas en que el yoga podría aplicarse en un entorno de atención médica, como un programa de prevención primaria.

El yoga, beneficioso para la salud cardiovascular

El estudio hizo un seguimiento a 60 personas con presión arterial alta y síndrome metabólico. Durante los 3 meses, los participantes se dividieron en 2 grupos y realizaron 15 minutos de yoga estructurado o estiramientos. También debieron entrenar con ejercicios aeróbicos por 30 minutos 5 veces por semana.

Como parte del monitoreo, los investigadores debieron medir la presión arterial, la antropometría, la proteína C reactiva de alta sensibilidad (hs-CRP), los niveles de glucosa y lípidos, así como las puntuaciones de riesgo de Framingham y Reynolds.

Al inicio del estudio, no hubo diferencias entre los grupos. Pero, después de 3 meses, hubo una disminución en la presión arterial sistólica y diastólica en reposo. También en la presión arterial media y la frecuencia cardíaca en ambos grupos. Sin embargo, la presión arterial sistólica se redujo en 10 mmHg con yoga frente a 4 mmHg con estiramiento. El enfoque de yoga también redujo la frecuencia cardíaca en reposo y el riesgo cardiovascular a 10 años. Esto se evaluó mediante la puntuación de riesgo de Reynold.

Vía Pexels.

Desde hace un tiempo se sabe que el yoga beneficia a los pacientes hipertensos. Sin embargo, no se comprende completamente el mecanismo exacto que subyace a este efecto positivo. En este estudio se pudo alcanzar un poco más de comprensión ya que muestra que los beneficios del yoga no se pueden atribuir simplemente al estiramiento.

Por lo tanto, la investigación demuestra que la práctica de yoga puede ser una adición más saludable al ejercicio aeróbico que simplemente estirar los músculos.

Referencias:

Impact of Yoga on Global Cardiovascular Risk as an Add-On to a Regular Exercise Regimen in Patients With Hypertension: https://doi.org/10.1016/j.cjca.2022.09.019

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *