Las criptomonedas puedes amarlas u odiarlas a muerte. Todo depende del punto en que lo mires: si eres de los que salió ganando al invertir en Solana cuando esta dio un salto a 200$, debes quererlas. Pero si eres de los que compró la cripto cuando valía 95$ dólares esperando conseguir una ganancia, pues no tanto. Revisamos CoinMarketCap al momento de escribir este artículo y Solana ahora vale $13.51. La volatilidad de este mercado es grande, por eso nadie duda en denominarlo como un lugar salvaje y no apto para débiles de corazón. Pese a ello, hay una alternativa que está llamando la atención de muchos gobiernos y usuarios que aman el mundo virtual: el dinero digital.

¿Será esto en serio el fin del dinero en efectivo? El Banco Central Europeo (BCE) ya lleva un tiempo preparando a las personas para la llegada del euro digital. Esta es una divisa que quiere imponerse al bitcoin y otras criptomonedas.

El dinero digital va tan rápido como la velocidad de la luz: el euro digital ya es una alternativa  inminente

Christine Lagarde, presidenta del BCE, lanzó un mensaje inquietante. Y es que la mandataria explicó que el BCE está colaborando con la Comisión Europea, el Parlamento Europeo y varios ministros de economía para desarrollar el euro digital. De hecho, se espera que la regulación llegue en 2023, y que el euro digital empiece a emitirse y comenzar a ser una alternativa en 2025 o 2026.

Entonces, ¿cuáles serán las diferencias entre el dinero digital y las criptomonedas? Digamos que todo se reduce a lo siguiente:

«El euro digital será dinero de un banco central, respaldado por un banco central y diseñado para responder a las necesidades de los ciudadanos. Necesita estar libre de riesgos y respetar la privacidad y la protección de datos. Los bancos centrales tienen el mandato de mantener el valor del dinero, independientemente de su forma física o digital».

Esto significa: volatilidad mínima. Ese dinero digital no serviría para duplicar las ganancias en un futuro. No podrían hacer como el presidente del Salvador, Nayib Bukele, quien con la baja en el mercado cripto aseguró empezar a comprar un bitcoin cada día.

Otras diferencias entre el dinero digital y las criptomonedas

criptomonedas
Vía Unsplash
  • Se volvería una forma de pago más, algo que las criptomonedas bitcoin y ethereum de momento no logran.
  • El BCE señaló que el Eurosystem TARGET Instant Payment Settlement (TIPS) será capaz de procesar más de 40.000 transacciones por segundo. Dicho nivel lo alcanzan algunas alternativas basadas en blockchain, unas que el BCE no descarta utilizar.
  • Las criptomonedas se caracterizan por ser descentralizadas y pasar desapercibidas del ámbito fiscal. Y eso, por supuesto, no le gusta a estados y bancos centrales. Pero, según indica la página del BCE:  «El eurosistema no tiene interés en recolectar datos de pagos de usuarios individuales, ni en monitorizar el comportamiento de pagos o la compartición de esos datos con agencias gubernamentales u otras instituciones públicas».
  • El euro digital le exigirá a los usuarios que «se identifiquen a sí mismos cuando accedan por primera vez a los servicios del euro digital, pero se podrán mantener varios grados de privacidad para sus pagos», de acuerdo a los documentos del BCE.

Una de las bondades del efectivo: el anonimato, puede llegar a su fin gracias al dinero digital

He aquí donde el discurso de Lagarde se vuelve polémico, pues dijo algo sobre el anonimato, hecho que le pone fin a esa gran bondad del efectivo. Digamos que ese anonimato, siempre tan atractivo, podría acabar con el euro digital. Todo esto para evitar fraudes y terrorismo. Así lo explicó la mandataria:

«El anonimato total -como el que ofrece el dinero en efectivo- no parece una opción viable. Contravendría otros objetivos de política pública, como garantizar el cumplimiento de las normas contra el blanqueo de capitales y luchar contra la financiación del terrorismo. Y también haría prácticamente imposible limitar el uso del euro digital como forma de inversión -por ejemplo, mediante límites de tenencia o remuneración escalonada-, para lo cual es necesario conocer la identidad de los usuarios».

Pero no todo está perdido, ya que se están pensando en excepciones que ayudarían a proteger el anonimato de las transacciones. De acuerdo con Lagarde, el BCE y la Comisión Europea están explorando «si el euro digital podría replicar algunas características del efectivo y proporcionar mayor privacidad para pagos de menos valor y menor riesgo, incluidos los pagos offline».

Todo esto sigue en discusión, ya que mucho no están de acuerdo a que el dinero físico desaparezca por completo.

Pero para Suecia el efectivo ya no es algo tan importante

métricas dinero
Vía Unsplash

A Suecia siempre le ha gustado innovar en el ámbito de la economía. Recodemos que en 1661 fue el primer país de Europa en utilizar billetes. Así que no extraña que ahora la nación realice otro paso histórico: volverse un estado cuyos pagos sean completamente digitales.

Y si revisamos estos datos, es claro que el país ya va a esa dirección:  

  • En otoño de 2020 el Riksbank publicó un informe donde señala esto: al salir a la calle en 2010 y preguntar a la gente si había pagado su última compra en efectivo respondieron que sí el 39%. Dos años después eran ya el 33%. En 2016 apenas el 15%.
  • Al formular esa misma pregunta en 2020 quienes decían que sí representaban solo el 9%.

Por supuesto, todo gran cambio requiere de análisis y evaluación. Las personas de tercera edad en Suecia, al igual que las que viven en zonas rurales, tienen un mayor apego por el efectivo. Por lo pronto, es una idea interesante a la que debemos ir prestándole atención.

No olvidemos que, así como Suecia, otros países se han unido a tener una mayor inclinación por el dinero digital: Alemania y China. ¿Te gustaría un mundo donde solo exista dinero digital?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *