Lo que esconden los inodoros públicos / Créditos: CU Boulder

Si piensas ir a un baño público, o ya estás en él, deberías alejarte del inodoro unos dos metros para evitar estas partículas repugnantes.

Por si no lo sabías, bajar la cadena en un baño público libera aerosoles peligrosos al aire. Dentro de esta nube, hay patógenos como la E. coli, la C. difficile, los norovirus y los adenovirus, que podrían representar un riesgo si alcanzan tu boca o nariz. 

Es por eso que, para reducir la propagación de enfermedades, los ingenieros de la CU Boulder han estimado a qué velocidad salen las partículas del inodoro. Esto mediante láseres verdes y cámaras de alta definición.

Su estudio recopila varios vídeos detallados de este proceso. Así que no nos hacemos responsables por lo repugnante que será lo que verás a continuación.

Las partículas invisibles en los baños públicos

A la izquierda, nada es visible a simple vista. A la derecha, lo que en realidad está pasando en el inodoro

Para dar con esta nube de partículas, los investigadores usaron dos láseres:

  • El primero brillaba continuamente en el inodoro, para medir en qué parte estaban las partículas en el aire.
  • Y el segundo, mientras tanto, parpadeaba enviando pulsos de luz para estimar la dirección y la velocidad de la nube.

Si bien el inodoro que usaron no pertenecía a un baño público, era del mismo tipo que se ve comúnmente en estos espacios. 

Los investigadores descubrieron que, en los baños públicos, estas partículas aparecen rápidamente después de tirar de la cadena. Se estima que viaja a una velocidad de dos metros por segundo, y puede alcanzar hasta un metro y medio de longitud en 8 segundos. Por lo tanto, esa nube no solo cubre la tapa del inodoro: también afecta el aire y las superficies cercanas.

Mientras que las gotas más grandes tienden a pegarse en las paredes, las partículas más pequeñas, de menos de 5 micras, pueden permanecer suspendidas en el aire durante minutos. 

«La gente sabe que los baños emiten aerosoles, pero nunca han podido verlos. Si es algo que no puedes ver, es fácil fingir que no existe. Pero una vez que ves estos videos, nunca volverás a pensar en un inodoro de la misma manera».

John Crimaldi, autor principal del estudio

Tirar de la cadena a dos metros de distancia, ¿es seguro?

Escenario de los experimentos / Créditos: CU Boulder

El objetivo del inodoro es eliminar efectivamente los desechos, ya sean del número uno o del número dos. Pero se necesita potencia para poder cumplir con esta tarea, por lo que, en el proceso, el inodoro también rocía muchas sustancias peligrosas.

Los investigadores estimaron que la nube alcanza alrededor de dos metros. Esa sería el área de riesgo al tirar la cadena en un baño público. No obstante, las enérgicas partículas de agua en el aire son impredecibles: algunas pueden saltar hacia la pared trasera y otras hacia el techo. Por lo tanto, esta distancia es solo una referencia. 

Siendo honestos, estar cerca de un inodoro público ya representa un gran riesgo para la salud. Mucho mayor al de los secadores de aire que también propagan gérmenes en el baño.

Los investigadores también midieron las partículas en el aire con un mostrador de partículas ópticas. Al hacerlo, notaron que los patógenos más pequeños no solo flotan en el aire por más tiempo, sino que pueden alcanzar los pulmones a través de la nariz. Esto solamente por entrar a un baño público y respirar el aire lleno de partículas de alguien que bajó la cadena previamente. 

Así que, a no ser que la naturaleza llame con desesperación, deberíamos evitar los baños públicos. 

Referencias:

Commercial toilets emit energetic and rapidly spreading aerosol plumes https://doi.org/10.1038/s41598-022-24686-5

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *