El dengue es una enfermedad endémica que todavía no tiene vacuna. Existe una sustancia aprobada a nivel mundial, pero esta funciona solo en aquellos que han sido infectados por el virus anteriormente. Así que es más un tratamiento intravenoso que una vacuna en sí. 

No obstante, los investigadores de la Facultad de Medicina Duke-NUS han descubierto una proteína en el virus del dengue con la que se podría desarrollar una vacuna efectiva. Se trata del factor no estructural 1 o simplemente NS1, que se produce en las células infectadas. 

Todo parece indicar que esta pequeña proteína promueve la fuga vascular, resiste el ataque de los anticuerpos y propaga la forma más severa del dengue: la fiebre hemorrágica. Por lo tanto, si pudiera crearse un antígeno para dicha proteína, entonces podría neutralizarse esta enfermedad endémica que afecta a más de 30.000 personas al año.

¿Es posible crear una vacuna con una proteína del dengue?

Mosquito, el principal transmisor del dengue a los humanos / Vía Pixabay

La vacuna experimental que se utiliza actualmente contiene cuatro partículas quiméricas del dengue. Es decir, proteínas que simulan la estructura del virus para generar inmunidad. 

Este es un procedimiento habitual en la creación de tratamientos inmunitarios. Por lo tanto, sí es posible usar otra proteína viral del dengue como la NS1 para crear una vacuna eficaz. 

Para demostrarlo, los científicos aprovecharon los avances en microscopía electrónica para construir partículas quiméricas del NS1. Como resultado, obtuvieron partículas de cuatro unidades (tetraméricas) y seis (hexaméricas) de NS1 que interactuaban para formar proteínas estables.

Ahora bien, todavía no hay ninguna vacuna de NS1 en camino. Antes de este estudio, la proteína NS1 nunca había sido analizada por completo. Así que se necesitan varios meses de investigación para determinar cómo funciona esta proteína y cómo utilizarla correctamente en un tratamiento.

Sobre la proteína NS1

Estructura de la proteína NS1 / Créditos: Nature

Los investigadores del Duke-NUS ya han comenzado a analizar las propiedades de esta proteína, y esto es lo que han descubierto hasta ahora.

Para empezar, existen dos tipos de NS1: una intracelular que está involucrada en la replicación del virus del dengue, y una extracelular que hace que los vasos sanguíneos tengan fugas.

Además, ambas versiones son capaces de repeler los anticuerpos del sistema inmune si tienen una estructura tetraméricas. Las proteínas poco estructuradas de la proteína no corren con esa suerte.

¿Qué quiere decir todo esto? Sus resultados sugieren que sí es posible replicar estos dos tipos de proteína NS1 e inhibir también la replicación a través de estructuras inestables. Por lo tanto, esta proteína del dengue es sin duda una candidata a vacuna.

«Nuestros resultados allanan el camino para investigar cómo estas diferentes formas de sNS1 pueden estimular diferentes vías de tratamiento para el dengue».

Lok Shee-Mei, profesor en el Duke-NUS

Aunque, de momento, esta nueva vacuna no está prevista para 2023. Habrá que esperar un poco más para tener finalmente una solución efectiva contra los mosquitos y el dengue.

Referencias:

CryoEM structures of the multimeric secreted NS1, a major factor for dengue hemorrhagic fever https://dx.doi.org/10.1038/s41467-022-34415-1

Participa en la conversación

1 comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *