Hacer más seguros los productos lácteos no es una tarea fácil. Las bacterias presentes en la leche son microscópicas, por lo que representan un desafío para las tecnologías tradicionales de la industria lechera. 

Para combatir este problema a nanoescala se necesitan soluciones nanoscópicas. Es por eso que un par de científicos han decidido crear microrobots del tamaño de un cabello para eliminar así una bacteria común en la leche. Se trata de la Staphylococcus aureus, también conocida como estafilococo, que causa desde problemas leves en la piel hasta infecciones como la endocarditis. 

La S. aureus no solo afecta a los seres humanos. En las vacas lecheras, esta bacteria provoca también una inflamación en la ubre, llamada mastitis, que reduce la calidad de la leche. 

Afortunadamente, los investigadores descubrieron cómo asegurar la salud veterinaria de los animales y crear, a su vez, alimentos seguros con ayuda de la nanotecnología. 

Microrobots vs. las bacterias en la leche

Sus resultados, publicados en la revista Small, confirman que estos robots diminutos pueden aislar a la S. aureus sin afectar a otros microbios naturales en la leche. 

El secreto de su éxito está en la tecnología que usan, no tanto en su tamaño. Estos microrobots contienen anticuerpos que pueden eliminar bacterias del grupo de los Staphylococcus. Además, están cubiertos por una mezcla magnética que les permite adherirse a otros microrobots y contener bacterias en su interior. 

Los ensayos del equipo muestran que los microrobots pueden navegar a través de la leche durante unos 15 a 20 minutos. En este tiempo, son capaces de aislar a la bacteria S. aureus que flota dentro del líquido. Y una vez cumplido su objetivo, los microbots pueden ser recogidos fácilmente con un imán debido a sus propiedades magnéticas.

Por lo tanto, se trata de una tecnología eficaz, segura y que no deja residuos en la leche. 

¿Los microrobots pueden mejorar la calidad de la leche?

Otros microrobots / Vía Pixabay

Investigaciones anteriores han demostrado que estos microrobots son capaces de eliminar otras bacterias ajenas a la leche, como la E.coli presente en el agua. Todo ello gracias a sus propiedades magnéticas, que les permiten moverse en cualquier formación posible a una escala microscópica. 

Cada robot es un poco más grande que el ancho de un cabello. Se imprimen en 3D con un polímero y luego se refuerzan con otros materiales como el hierro. Por lo tanto, son como imanes microscópicos que pueden operar a distancia.

En este sentido, los investigadores tienen muchas expectativas puestas en la microrobótica. Una de ellas es poder mejorar la calidad de la leche y así evitar infecciones bacterianas, la segunda causa de muerte en todo el mundo. 

Aunque solo el tiempo dirá si estos microrobots en verdad pueden cumplir con ese objetivo a macroescala.

Referencias:

Swarming Magnetic Microrobots for Pathogen Isolation from Milk https://dx.doi.org/10.1002/smll.202205047

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *