Neuralink nunca deja de sorprendernos, y esta vez no lo decimos por sus chips cerebrales, sino más bien por sus experimentos con animales. La compañía de Elon Musk está siendo investigada por posibles violaciones al bienestar animal. Sus empleados informaron recientemente que, intentando crear implantes cerebrales útiles, han causado la muerte de cientos de ovejas, cerdos y monos. 

Se desconocen las cifras exactas, pero se estima que más de 1.500 animales fallecieron después de que se les implantara el chip cerebral de la compañía: el Link V0.9.

Ya sabíamos que los animales eran los principales sujetos de prueba en los laboratorios de Neuralink. Al menos desde el año 2018, época en la que Elon Musk decidió hacer historia con este implante para controlar el cerebro humano con ayuda de una computadora. De hecho, por esas fechas vimos también el fruto de sus experimentos: monos jugando Ping Pong con cables que salían de su cerebro. 

Lo único que no sospechábamos era que, antes de ese mono juguetón, hubieron otros cientos de animales que no llegaron a cumplir con las ambiciosas metas de Neuralink. 

Sobre los experimentos con animales de Neuralink

La experimentación en animales no es algo nuevo. Cada año se emplean más de 100 millones de animales para realizar operaciones, probar medicinas experimentales o simplemente estudiar ciertos órganos.

Para muchas empresas como Neuralink, tratar con animales es habitual así como los errores que pueden surgir en el proceso. Como por ejemplo, implantar un chip en la vértebra equivocada de un cerdo o dañar una parte vital en el cerebro de un mono. Estas son solo algunas de los errores que ocasionaron la muerte de tantos animales en la compañía de Elon Musk.

Casos como estos hacen que nos preguntemos una y otra vez si la investigación con animales es ética. Después de todo, los empleados de Neuralink dijeron que los errores en sus experimentos con animales fueron provocados por Elon Musk, quien los presionaba para que trabajaran más rápido de lo que era seguro. 

Como resultado, en más de una ocasión el veterinario de la compañía les recomendó a los científicos sacrificar a uno de los animales debido a su «bajo bienestar psicológico».

Lo que está ocurriendo en Neuralink es solo otra prueba más de un problema común en la ciencia: los experimentos conn animales. Ya sean testeos para la industria farmaceútica o cirugías exploratorias en el campo médico. 

A principios de año, en febrero, Neuralink ya fue acusado de maltrato animal. Una estadounidense denunció que la compañía estaba realizando experimentos sin tomar las medidas de seguridad pertinentes. Pero eso no fue lo más grave del caso.

Se comprobó semanas después que Neuralink ocultó la muerte de 16 monos porque utilizaron una sustancia no aprobada, conocida como «Bioglue», que puede destruir partes del cerebro. Sin embargo, no hay vídeos que sirvan de evidencia. En su lugar, todo lo que tenemos son escenas de animales jugando o de pruebas exitosas. 

La razón por la Neuralink desarrolla estos aparatos y realiza experimentos en animales no es por simple entretenimiento. Ellos esperan poder ayudar a los seres humanos con estos implantes en 2023. De hecho, Elon Musk anunció que en seis meses probarían sus implantes en el cerebro de los seres humanos. 

Así que puede que este maltrato animal prescriba por el “bien de la ciencia”, pero ¿en serio deberíamos ignorar todas estas muertes animales?

Referencias:

Exclusive: Musk’s Neuralink faces federal probe, employee backlash over animal tests https://www.reuters.com/technology/musks-neuralink-faces-federal-probe-employee-backlash-over-animal-tests-2022-12-05/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *