La inteligencia artificial ChatGPT no ha parado de ser noticia estos días. Primero dimos un salto de sorpresa al ver que creó un juego a partir de las indicaciones de un usuario. Y ahora muchos señalan que Google debería estar más atento de ella que del mismo TikTok. Y es que OpenAI, una de las empresas fundadas por Elon Musk, es quien está detrás de esta tecnología. No nos sorprende mucho esto, ya que esta compañía de investigación en inteligencia artificial estuvo a cargo de proyectos exitosos,tales  como Dall-E y GPT-3, la tecnología en la que se basa este chat.

El revuelo en las redes sociales por ChatGPT inició hace unos días cuando publicaron la herramienta de forma abierta en su web. Y sí, las personas han hecho todo tipo de conversaciones y peticiones, como que busque el error de un código informático.

¿Por qué la inteligencia artificial ChatGPT ha causado tanta impresión entre los usuarios?

ChatGPT
Captura de pantalla de Tekcrispy

He aquí algunas de las características de ChatGPT que emocionan a cualquier usuario:

  • ChatGPT es capaz de hacerte creer que estás hablando con otro ser humano.
  • La IA fue entrenada para ser capaz de entender cualquier tipo de consulta y en varios idiomas. Pero debemos señalar que las peticiones en inglés siempre funcionan algo mejor.
  • Ofrece respuestas detalladas y naturales.
  • Tiene memoria. Esto significa que es capaz de recordar detalles de conversaciones anteriores que hayas tenido con ella.

Álex Barredo, creador del pódcast Mixx.io, donde ha entrevistado a la inteligencia artificial, explica: «Ha sido sorprendente por la profundidad de sus respuestas. No se queda en un entendimiento superficial de las sucesivas preguntas y es capaz de hacer interpretaciones mucho más complejas que los sistemas anteriores».

Uno de los puntos que más le llamaron la atención fue en la»diversidad de temáticas que es muy superior». Y es que el modelo está entrenado en 175.000 millones de parámetros. Por ello, Barredo considera que «es la primera vez que la mayoría de las conversaciones son suficientemente útiles en una mayoría de los casos», no tuvo la sensación de hablar con «una centralita de teléfono con una lista limitada de funciones».

No todo lo que brilla es oro con ChatGPT

IA
Vía Pexels

Los propios investigadores de la inteligencia artificial advierten en la presentación que su fiabilidad está lejos de ser total, pues se trata de una versión en periodo de prueba. Así que su uso masivo más bien les sirve para entrenarla y mejorar sus defectos.

Por otor lado, los desarrolladores señalan que se han filtrado los resultados para que no toque temas y cuestiones polémicas. Quieren evitar que el experimento se les vaya de las manos con comentarios racistas o sexistas. Hay muchas cosas que deben mejorar: «No está entrenada para dar datos ciertos ni para decir la verdad, sino para mantener una conversación fluida y creíble.

Julio Gonzalo, catedrático de Lenguajes y Sistemas Informáticos de la Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED) y especialista en inteligencia artificial, dice que si le pones trampas la IA cae fácil. El catedrático le preguntó los nombres de poetas españolas del siglo XX. En el listado, aparecía Aurora de Albornoz. Y Gonzalo aprovechó en responderle que se había equivocado, ya que era una escritora del siglo XVI. En realidad, ChatGPT no se había equivocha, pero lo que hizo fue pedirle disculpas a Gonzalo e inventarse las fechas de nacimiento y muerte de la escritora.

Esto señaló Gonzalo al respecto:

«Le corriges de buena fe y tiende a dar la razón al interlocutor. Es muy difícil arreglar estas cuestiones por los propios objetivos de aprendizaje con los que ha trabajado. ChatGPT no tiene un conocimiento explícito, sino intuitivo, a partir de lo que ha leído y de una fase de entrenamiento con supervisores humanos. Todavía no se ha encontrado la forma de combinar este tipo de sistemas».

Todavía tiene un largo camino por recorrer

Es cierto que el avance de la inteligencia artificial ChatGPT traería cosas increíbles en el mundo de la IA, pues sería una herraienta capaz de desenvolverse de forma autónoma. Pero a veces es becesario dejar a un lado la euforia de las redes sociales y ver un poco la realidad. Al respecto, Gonzalo se encarga de abrirnos los ojos:

«Es tan sofisticado en algunas de sus respuestas que está creando un espejismo de comportamiento racional e incluso algunos investigadores se están viniendo arriba. Hay un hype excesivo. El avance es espectacular, pero no disruptivo. No se han cambiado las bases de este tipo de sistemas desde 2018».

En este sentido, Gonzalo bromea definiendo a estos sistemas como «cuñados estocásticos»:

“Aparentan saber de cualquier tema, y en una conversación superficial pueden resultar convincentes, pero si profundizas, te acabas dando cuenta de que hablan de oídas o, directamente, no saben de lo que hablan. El porcentaje de veces que ChatGPT dice cosas sensatas es asombroso. La primera sensación es que se ha dado un salto cualitativo, pero sin cambiar el paradigma».

Barredo también reconoce que «sigue siendo una herramienta con sus limitaciones grandes. En realidad, el aprendizaje automático, profundo y supervisado sigue siendo mucho más similar a un loro que repite sonidos sin comprenderlos, que a un tipo de inteligencia como la que un humano entendería, como la de un perro pastor o una manada de leones que son capaces de innovar, aprender o mejorar».

¿Crees que ChatGPT revolucionará el mundo de la inteligencia artificial?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *