Los investigadores del Centro de Anticuerpos Neutralizantes crearon una vacuna experimental, llamada eOD-GT8 60mer, que es capaz de generar inmunidad contra el VIH. 

En un ensayo pequeño, esta vacuna estimuló con éxito la producción de anticuerpos altamente neutralizantes en 36 de los 35 participantes estudiados. Es decir, en el 97% de la población que recibió las dos dosis de la vacuna. Por lo tanto, este parece ser el primer tratamiento contra el virus de inmunodeficiencia adquirida que muestra resultados promotores en su etapa inicial. 

Los científicos han trabajado en antígenos eficaces para combatir el VIH durante casi 40 años. Hasta ahora, ninguno de sus intentos ha producido los resultados esperados. Esto debido a que el virus suele mutar con facilidad y destruir las defensas naturales de nuestro organismo. 

Sin embargo, esta vacuna experimental fue diseñada específicamente para combatir la plasticidad del VIH. Se fabricó con una versión modificada de una proteína que existe en el virus, así que puede que en un futuro ayude a prevenir el avance de la infección, y por ende, el desarrollo del SIDA. 

Sobre la vacuna experimental contra el VIH 

Lo que hace esta vacuna es aumentar la producción de células B en el paciente para generar anticuerpos bnAn, que se cree que son importantes para generar inmunidad contra el VIH. 

Estos anticuerpos ampliamente neutralizantes son mucho más fuertes que otras células inmunes. Por lo tanto, pueden atacar a los diferentes subtipos de VIH antes de que se conviertan en una amenaza.

A esta estrategia se le conoce como “focalización en línea germinal”. Principalmente porque consiste en entrenar a las proteínas básicas del sistema inmunológico para que reconozcan las espigas del virus que permanecen iguales o relativamente iguales después de una mutación. 

“Creamos anticuerpos muy específicos con propiedades muy específicas que les permitan unirse a esos parches exactos”.

William Schief, profesor en microbiología de Scripps Research

Experimentos prometedores con el antígeno 

Durante el estudio de fase 1, ningún participante informó efectos secundarios graves después de recibir la vacuna, como dolor en el lugar de la inyección o dolores de cabeza. Por el contrario, parecían mucho más animados después de un par de días. 

Al analizar su sangre, los investigadores notaron que la tasa de respuesta de los anticuerpos había aumentado en el 97% de los participantes. Casi todos tenían ahora células B poderosas para frenar el virus. 

Muestras de sangre con VIH / Vía Pixabay

En este sentido, esta vacuna experimental podría ser un tratamiento eficaz para curar el VIH o prevenir su aparición. Todo ello mediante una serie de inyecciones múltiples, cada una de las cuales utilizará una partícula diferente del virus para entrenar al sistema inmunitario.

“Se trata de una forma completamente nueva de pensar en cómo hacer una vacuna y conseguir inmunidad”.

William Schief

Tomará algún tiempo antes de que puedan comenzar los ensayos de fase 2, y no hay garantía de que la vacuna finalmente funcione. Pero si llega a ser efectiva, sería un gran paso para la medicina en todos los sentidos.

Aunque la investigación apunta al desarrollo de una vacuna, o una serie de vacunas, que eviten la adquisición del VIH, los investigadores consideran que esta estrategia de selección de la línea germinal también podría ser útil contra otros patógenos. Por ejemplo, contra la influenza, el dengue, el Zika, los virus de la hepatitis C o el parásito de la malaria que tampoco tienen un tratamiento preventivo. 

Sin embargo, antes de poder saltar a otras enfermedades, se debe comprobar en los ensayos restantes la eficacia de esta vacuna experimental contra el VIH.

Referencias:

Vaccination induces HIV broadly neutralizing antibody precursors in humans  https://doi.org/10.1126/science.add6502 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *