En algunos hogares, los microondas se utilizan más que el horno y la sartén. Cientos de familias prefieren cocinar directamente los alimentos precocidos o congelados en estos aparatos, pensando que así obtendrán un platillo delicioso en poco tiempo. Sin embargo, el pollo congelado al microondas no es una receta ideal. 

Un par de investigadores confirmaron que esta carne congelada, que se vende como si fuera un producto cocido, en realidad está cruda o parcialmente cruda por dentro. Lo que significa que alberga la bacteria de la salmonella, causante de la salmonelosis. 

La única forma de eliminar esta bacteria es cocinando la carne a una temperatura superior a los 74 °C, para garantizar que sea seguro comerla. Sin embargo, son pocos los microondas que pueden generar esa cantidad de calor. Y son aún menos las personas que cocinan a diario nuggets, empanizados, o pollo congelado a esta temperatura en el microondas.

Así que ese pollo que tomó 10 o 15 minutos en calentarse en realidad es un festín de salmonella. 

Los peligros de consumir pollo congelado del microondas

Pechugas de pollo empanizadas después de salir del microondas / Vía Pixabay

En una encuesta reciente del CDC de Estados Unidos, se confirmó que el 23% de las personas que normalmente cocinaban pollo y otros congelados en el microondas se habían intoxicado con salmonella. 

Casi la mitad de los participantes usaban un microondas con menos de 750 vatios de potencia. Básicamente un electrodoméstico de gama media que no podía cocinar completamente esos productos. 

Sin embargo, hubo personas con microondas más avanzados que también sufrieron una intoxicación. Principalmente porque no cocinaban el pollo congelado a la temperatura adecuada. Al preguntarles la razón, los participantes explicaron que solo seguían las instrucciones en el empaque del producto.

Tomando en cuenta estos resultados, el equipo concluyó que habían varios problemas en torno al pollo congelado en el microondas:

  • Primero, el producto que se cocina parcialmente para fijar el empanado, a menudo haciendo que parezca cocido, cuando no lo está. 
  • Segundo, la idea errónea de que los microondas pueden cocinar igual que un horno convencional. 
  • Y tercero, el problema con el etiquetado de estos productos. 

¿Un festín de salmonella sin solución?

Salmonella / Créditos: Cuidateplus

Los productos de pollo empanizados y rellenos han sido durante mucho tiempo una fuente de preocupación en Estados Unidos. Se estima que aproximadamente 1 de cada 25 paquetes de pollo en el supermercado contiene salmonella, y lamentablemente muchas personas no son conscientes de ello. 

Por tal motivo, los investigadores esperan que su estudio ayude a los consumidores que usan excesivamente el microondas para calentar alimentos. 

“Los estadounidenses más pobres y con menos educación tienen más probabilidades de prescindir de los hornos convencionales. Son más propensos a enfermarse con los productos de pollo cocinados en el microondas en comparación con los consumidores más ricos”.

Katherine Marshall, investigadora de la CDC

Aunque su principal objetivo es llegar a las empresas que producen estos pollos congelados. Para ellos, el problema se podría resolver si las empresas se centraran más en controlar o reducir los niveles de salmonella los productos, vendiéndolos completamente cocidos o poniendo instrucciones más precisas en los empaques.

En cualquier caso, es importante resaltar que el pollo congelado al microondas no es una receta ideal: es un festín de salmonella. 

Referencias:

Appliances Used by Consumers to Prepare Frozen Stuffed Chicken Products http://dx.doi.org/10.15585/mmwr.mm7148a2

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *