Un artículo de Environmental Science & Technology Letters muestra un importante hallazgo sobre los microplásticos, contaminantes potencialmente dañinos para el medioambiente. Los investigadores que alcanzaron este descubrimiento han encontrado que la combinación entre los microplásticos y otros contaminantes puede ser aún más tóxica.

Los microplásticos son diminutas piezas de plástico de menos de cinco milímetros de largo. En en el último tiempo se han convertido en uno de los contaminantes más omnipresentes en el medioambiente.

A pesar de que se ha descubierto que los microplásticos son dañinos por sí solos, aún no estaba claro si su toxicidad podría potenciarse o su combinación con otros contaminantes podría crear una unión más peligrosa.

Vía iStock.

Ahora, los investigadores informan que ciertos contaminantes como los filtros UV utilizados en productos como los protectores solares unidos a los microplásticos pueden hacer que el cromo metálico sea más tóxico.

Los microplásticos tienen la capacidad de acumular otros contaminantes ambientales en sus superficies. Como por ejemplo, metales pesados ​​o moléculas orgánicas. Debido a ello, representan un problema aún mayor para la vida silvestre, las plantas o los humanos de lo que se pensaba originalmente.

Microplásticos, contaminantes dañinos

En investigaciones previas ya se comprobó que los metales pesados ​​pueden adherirse fácilmente a los microplásticos y que esta combinación podría dañar potencialmente la vida acuática.

El reciente estudio partió de una preocupación: el cóctel de sustancias que contienen los microplásticos. Estas podrían interactuar entre sí, alterando sus propiedades químicas. Por ejemplo, ciertos metales, como el cromo (Cr), pueden adoptar diferentes estados de oxidación mientras se encuentran en las superficies de los microplásticos. Y aunque el Cr(III) es relativamente seguro, el Cr(VI) es tóxico.

Para investigar cómo podría cambiar el estado de oxidación de Cr cuando se une a microplásticos, los científicos de este estudio realizaron una serie de experimentos. Con estos experimentos también buscaban averiguar cómo esta combinación podría verse afectada por las moléculas de filtro UV.

Vía iStock.

Los investigadores crearon mezclas de partículas microplásticas de cromo y poliestireno con y sin filtros UV de tipo benzofenona. Mediante estas pruebas, el equipo descubrió que los microplásticos podrían agregar aún más Cr en presencia de un filtro UV. Además, el estado de oxidación del Cr fue mayor en las mezclas que contenían los filtros.

Especialmente, los investigadores necesitaban probar si este aumento del estado de oxidación se tradujo en toxicidad ambiental para una población de microalgas. El crecimiento de las microalgas se inhibió cuando se expuso a la mezcla que contenía la molécula de filtro, lo que sugiere que Cr estaba ahora en su forma más tóxica. Lo que significa que los microplásticos pueden ayudar a transformar los contaminantes en una forma más dañina, una interacción no probada previamente.

Referencias:

Sorption Behavior, Speciation, and Toxicity of Microplastic-Bound Chromium in Multisolute Systems: https://doi.org/10.1021/acs.estlett.2c00689

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *