Todo lo que hagamos en la primera etapa de nuestras vidas, nuestras experiencias tempranas, impacta a nuestros genes positiva o negativamente, mucho más tarde en la vida. Este es el descubrimiento de investigadores de la UCL luego de estudiar a moscas de la fruta.

Los científicos informan en su artículo publicado en Nature Aging que la «memoria» de la expresión génica puede persistir a lo largo de la vida e incluso afectar la longevidad. Esperan que sus hallazgos sirvan para mejorar la salud en la vejez.

Vía iStock.

Antes de iniciar la investigación, los científicos tenían conocimiento de que la salud en la vejez depende de cómo fue la vida de una persona desde el útero y en su juventud. Partiendo de esto, el equipo realizó su reciente estudio. Es así que pudo identificar una forma en que las experiencias tempranas impactan en la salud en la vejez.

Al respecto, el autor principal del estudio, el doctor Nazif Alic del Instituto de Envejecimiento Saludable de la UCL, Biociencias de la UCL, afirma:

Los cambios en la expresión génica en la juventud pueden formar una ‘memoria’ que afecta la salud más de media vida después.

Genes impactados por las experiencias tempranas

En estudios previos, estos científicos habían encontrado que las moscas de la fruta alimentadas con una dieta alta en azúcar en una etapa temprana de la vida vivían vidas más cortas. Está tendencia se mantuvo incluso después de que sus dietas mejoraron en la edad adulta. Los investigadores creen haber encontrado el mecanismo detrás de este proceso.

Ya en su estudio anterior, los investigadores encontraron que una dieta alta en azúcar inhibía un factor de transcripción llamado dFOXO. Este estaría involucrado en el metabolismo de la glucosa y afectaría la longevidad. Por lo tanto, el equipo buscó promulgar el efecto contrario al aumentar directamente la actividad de dFOXO durante su reciente investigación.

Para este estudio, los investigadores activaron dFOXO aumentando sus niveles en moscas de la fruta hembras durante las tres primeras semanas de la edad adulta. Estas experiencias de la vida temprana causaron cambios en la cromatina, una mezcla de ADN y proteínas. Estos cambios persistieron y dieron como resultado que los genes se expresaran de manera diferente en la edad adulta.

Vía iStock.

Al activar dFOXO, algunos cambios que se esperarían como parte del proceso normal de envejecimiento fueron contrarrestados. Como resultado, la salud en la vejez mejoró.

Los investigadores dicen que sus hallazgos también podrían conducir a formas de afectar la salud de las personas en la vejez.

«Ahora que sabemos cómo la memoria de la expresión génica puede persistir a lo largo de la vida para afectar la actividad de los genes, podemos desarrollar formas de contrarrestar estos cambios más adelante en la vida para preservar la salud y permitir que las personas se mantengan saludables por más tiempo», concluye el doctor Alic.

Referencias:

Transcriptional memory of dFOXO activation in youth curtails later-life mortality through chromatin remodeling and Xbp1: https://dx.doi.org/10.1038/s43587-022-00312-x

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *