Una investigación de la Universidad de Surrey ha explorado sobre cómo las escuelas abordan el consentimiento sexual en los jóvenes. Esto permitió a los investigadores descubrir que los adolescentes se sienten ansiosos e inseguros respecto a la cultura sexual juvenil.

Durante el estudio, los científicos buscaban conocer cómo se enseña en las escuelas a los niños y jóvenes sobre el consentimiento sexual. Pero, ante todo, cómo se relacionan e interpretan los mensajes educativos sobre el consentimiento.

Como parte de la investigación, los científicos realizaron observaciones en el salón de clases, grupos de enfoque individuales con niños y discusiones con maestros. Los investigadores percibieron que los niños aceptaban y comprendían las lecciones y hasta las consideraron útiles. Sin embargo, el equipo también notó que estos jóvenes se enfrentan a algunas tensiones y dilemas al momento de obtener el consentimiento de una pareja sexual.

Los investigadores compartieron sus hallazgos en la revista Sex Roles.

Los jóvenes se sienten inseguros con el consentimiento y la cultura sexual. Vía Pixabay.

Jóvenes y el consentimiento sexual

Los resultados del estudio permitieron a los investigadores reflexionar sobre la premisa y los objetivos de la educación del consentimiento. Para los investigadores, «se debe comenzar a utilizar la educación del consentimiento para permitir que los jóvenes practiquen y desarrollen las habilidades y la alfabetización emocional necesarias para defender sus propios derechos y los de los demás a una elección libre e informada».

La Dra. Emily Setty, autora del estudio, reflexionó sobre los resultados alcanzados en la investigación:

La educación debe lidiar con las realidades de la ambivalencia, la ambigüedad y la incertidumbre, en lugar de tratar de suavizar esto a través de una educación de consentimiento racionalizada. El camino hacia el sexo y las relaciones consensuales y afirmativas está lejos de ser fácil y debemos ir más allá para ayudar a los jóvenes. navegar por las curvas y los baches, tanto anticipados como encontrados.

La educación podría hacer que los jóvenes se sientan más seguros sobre el consentimiento sexual. Vía Pixabay.

Por lo general, el consentimiento es percibido por los jóvenes como «algo que debe obtenerse como un requisito mínimo en lugar de establecerse con ‘entusiasmo’, lo que a menudo reduce la capacidad de los niños de percibirse a sí mismos como poseedores de derechos a su propio consentimiento sexual. Además, se encontró que esto a menudo crea un sentido de responsabilidad, incluso de carga, que puede manifestarse en actitudes de resistencia y hostilidad», afirma la Dra. Setty.

Referencias:

Educating Teenage Boys About Consent: The Law and Affirmative Consent in Boys’ Socio-Sexual Cultures and Subjectivities: https://link.springer.com/article/10.1007/s11199-022-01335-9

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *