El fármaco experimental Lecanemab, creado para tratar el Alzheimer, ha demostrado eficacia en la ralentización del deterioro cognitivo en un 27% luego de administrarlo por 18 meses, según un estudio publicado en la revista The New England Journal of Medicine. Los resultados son exitosos, ya que el medicamento se diseñó para identificar una diferencia igual o superior al 25 %. Sin embargo, aún no está claro si estos valores marcarán la diferencia en la vida de las personas.

Durante un ensayo de fase 3, casi 1800 personas en las primeras etapas de la enfermedad mental recibieron cada dos semanas durante 18 meses, Lecanemab intravenoso o un placebo. Con una escala de 18 puntos, los investigadores midieron la capacidad cognitiva y funcional.

Vía iStock.

Los resultados del estudio demuestran que lecanemab ralentiza el deterioro cognitivo y estos se presentaron en una reunión sobre Alzheimer en San Francisco. Ahora se espera que los reguladores estadounidenses aprueben el fármaco. Se estima que esto podría pasar el 6 de enero del próximo año. Algunos expertos y los medios de comunicación consideran a esta aprobación como acelerada, iniciando una controversia. Esto debido a que la comunidad científica aún espera que los datos sean analizados por otros científicos, lo que se conoce como revisión por pares. Si los resultados se mantienen tras esta revisión, entonces se podría proceder a la aprobación del fármaco.

Mientras tanto, otros expertos destacan los hallazgos y creen que este es un paso positivo en el tratamiento del Alzheimer.

Un fármaco contra el Alzheimer que retrasa el deterioro cognitivo

El efecto clínico del fármaco es modesto y los cambios podrían no ser tan relevantes y significativos en la vida de las personas que lo utilicen. Los expertos opinan que serán necesarios más datos a largo plazo para conocer si este efecto clínico se mantiene, se incrementa o es transitorio.

Además, el fármaco no escapa a las controversias pues se reportaron dos muertes entre los voluntarios que tomaron Lecanemab. Lo particular de estos casos es que ambos pacientes estaban tomando medicamentos anticoagulantes para otros problemas de salud. Por lo tanto, la empresa Eisai, una de las empresas creadoras del fármaco, dijo que las muertes no pueden atribuirse a Lecanemab.

Vía iStock.

Pero, tras estos decesos y por la decisión apresurada de la FDA de aprobar el fármaco, se han producido ciertas dudas sobre su seguridad en determinados pacientes. Tal es así que está disminuyendo el interés por participar en los siguientes ensayos.

Por lo tanto, se espera que se estudie si estos fallecimientos son atribuibles al fármaco o a otras razones. Y, en caso de aprobarse en Estados Unidos, se debe evitar prescribir el medicamento a personas que toman anticoagulantes, al menos inicialmente.

Referencias:

Effect of Aducanumab Approval on Willingness to Participate in Preclinical Alzheimer’s Disease Trials: https://dx.doi.org/10.3233/JAD-220801

Lecanemab in Early Alzheimer’s Disease: https://dx.doi.org/10.1056/NEJMoa2212948

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *