Un estudio de la Universidad de Tel Aviv revela que el dominio masculino en ginecología ha influido en las investigaciones ginecológicas haciendo que estas se centraran únicamente en el parto y la reproducción en lugar de la salud y el bienestar femeninos.

Mediante una revisión de revistas científicas sobre ginecología y obstetricia, el estudio encontró que la mayoría se centra en fertilidad, embarazo, fetos y parto. Mientras que los temas enfocados en la salud de las mujeres reciben poca atención, tanto en la investigación científica como en la clínica.

Durante siglos, temas como enfermedades y daños en los músculos y nervios de la pelvis y los órganos sexuales femeninos, placer sexual femenino, derechos y autonomía en el parto, la conexión entre el ciclo menstrual y el sistema inmunológico, la menopausia y los últimos años de vida, fueron completamente invisibilizados.

Desde hace 800 años que la ginecología es un campo dominado por hombres. Vía iStock.

Respecto a los hallazgos del estudio, la Dra. Netta Avnoon del Departamento de Sociología y Antropología y la Escuela de Administración Coller de la Universidad de Tel Aviv hace sus comentarios:

Los hombres han dominado la ginecología durante casi mil años, y su identidad de género impacta todo lo que sucede en esta especialidad, incluido el diseño de la investigación y las prácticas médicas. Incluso si desconocen sus propios prejuicios y tienen las mejores intenciones, los hombres tradicionalmente consideran el cuerpo femenino como un objeto para producir bebés o satisfacer los deseos sexuales de los hombres. Ha llegado el momento de que las mujeres dominen la disciplina que está destinada a cuidar su salud.

Por una ginecología enfocada en la salud femenina

Pero esto no siempre fue así. En la antigüedad, las mujeres eran tratadas por expertas. Sin embargo, la situación fue cambiando durante la Edad Media, estas mujeres y sus conocimientos fueron reemplazados por hombres. Como resultado, la ginecología se masculinizó y hasta el día de hoy se adhiere a los valores patriarcales.

Desde entonces, la especialidad ha estado totalmente dominada por los hombres, en consecuencia, son ellos quienes determinan qué temas estudiar y cómo llevar adelante los protocolos, tratamientos, tecnologías y técnicas en las mujeres.

Ha llegado el momento de la ginecología centrada en la mujer, dice la Dra. Avnoon.

Al analizar la lista del Journal of Citation Reports, Dra. Avnoon encontró que, de las 83 revistas enumeradas por título en la categoría, el 49% se dedican únicamente a las funciones reproductivas, el embarazo, los fetos y el parto; el 24% se enfoca tanto en ginecología como en obstetricia; solo el 12% se ocupa de problemas de salud en los órganos sexuales femeninos que no están relacionados con las funciones reproductivas; el 6% se ocupa de los senos; el 5% trata de cánceres ginecológicos; y apenas un 4% (3 revistas) abordan la salud de la mujer antes y después de la edad fértil, incluida la menopausia.

Tras sus hallazgos, la Dra. Avnoon reflexiona y propone mejoras:

La obstetricia, centrada en la fertilidad, la reproducción, el embarazo, el feto y el parto, debe separarse de la ginecología, una especialidad dedicada a la salud de la mujer. El cuidado del feto, esencial por derecho propio, no debe realizarse a expensas de la salud de la madre.

Para ella, «ha llegado el momento de la ginecología centrada en la mujer».

Referencias:

Time for women-centred gynaecology: https://doi.org/10.1038/s41585-022-00656-4

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *