Lejos de ser efectivas, las inyecciones de esteroides que se recetan para la artritis en las rodillas son más dañinas de lo que pensábamos. 

Dos estudios de la Sociedad Radiológica de América del Norte (RSNA) han confirmado que los corticosteroides en estas inyecciones impulsan el desarrollo de la enfermedad. Por lo tanto, los pacientes con osteoartritis en la rodilla deberían buscar otro tratamiento no invasivo para aliviar el dolor. 

Esteroides y artritis, un vínculo nunca antes visto

Así se aplican las inyecciones de esteroides

Inyectar esteroides es algo bastante común hoy en día. No solo para las personas con algún tipo de artritis, sino también para otros trastornos dolorosos como la tendinitis, la gota, la bursitis o el síndrome del túnel carpiano. Esto debido a que, si bien no son capaces de curar el daño articular, los corticosteroides al menos pueden aliviar los síntomas sin complicar el cuadro clínico del paciente. O eso era lo que se creía hasta ahora. 

La RSNA realizó recientemente dos estudios observacionales con casi 5.000 participantes con osteoartritis de rodilla. En el primer estudio los investigadores analizaron por dos años el efecto de las inyecciones más comunes, la de esteroides y la de ácido hialurónico, en pacientes con artritis en la rodilla. Por otro lado, en el segundo estudio otro equipo comparó la progresión de la enfermedad en pacientes que recibían estas inyecciones con frecuencia.

En ambos casos se utilizaron resonancias magnéticas antes de la inyección, al momento y un par de años después. Fue gracias a esto que los investigadores confirmaron que las inyecciones de corticosteroides afectan peligrosamente el cartílago lateral, el menisco y el cartílago medial de las rodillas. 

Al final de los estudios, aquellos que no habían recibido ninguna inyección de esteroides tenían articulaciones más saludables. Mientras que los pacientes inyectados con corticosteroides sufrieron un daño articular progresivo hasta dos años después del tratamiento.

Esto demuestra que las inyecciones con esteroides son peligrosas para los pacientes con artritis en las rodillas, ya sea avanzada o temprana.

¿Inyectar o no esteroides en las rodillas?

A la derecha, el cartílago después de 2 años de inyecciones con corticosteroides. A la izquierda, un cartílago normal / Créditos: RSNA

Los hallazgos de estos investigadores muestran que los corticosteroides aceleraron la aparición de síntomas severos al cabo de dos años. Pero, curiosamente, también aliviaron el dolor articular de los pacientes durante varias semanas. Lo que ha generado una gran polémica: ¿vale la pena utilizar esteroides para aliviar la artritis de las rodillas?

Quien tiene la última palabra en este caso es el paciente. No obstante, los investigadores recomiendan no correr ese riesgo.

Durante su estudio, además de analizar las inyecciones de corticosteroides, también observaron los efectos de las inyecciones de ácido hialurónico. Esta es una sustancia que se encuentra de forma natural en nuestras articulaciones, cartílago o piel. Y en comparación con los esteroides, es una alternativa más segura para tratar la artritis en las rodillas.

Los pacientes que recibieron ácido hialurónico mostraron una progresión disminuida de la artrosis. Lo que significa que no se vieron afectados por los efectos negativos de las inyecciones, aunque obtuvieron el mismo alivio sintomático. 

«El ácido hialurónico podría ralentizar la progresión de la osteoartritis de rodilla y aliviar los efectos a largo plazo al tiempo que ofrece un alivio».

Dr. Upadhyay Bharadwaj, miembro de la RSNA

Por lo tanto, puede que pronto haya otra alternativa inyectable para la artritis que no tenga tantos efectos secundarios. Eso sí, si llega a comprobarse la eficacia del ácido hialurónico en otros estudios. 

Referencias:

Progression of Knee Osteoarthritis With Use of Intraarticular Glucocorticoids Versus Hyaluronic Acid https://doi.org/10.1002/art.42031

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *