Los países miembros de la ONU han empezado a redactar un tratado global para regular la producción, el uso y la eliminación de los plásticos. Su objetivo es frenar este tipo de contaminación que al año genera más de 28 millones de toneladas de desperdicios. Sin embargo, parece que han olvidado algo importante: los productos químicos no aparecen en ninguna parte del tratado sobre plásticos.

Hoy en día, la mayoría de los plásticos fabricados son mezclas químicas complejas. Se estima que hay más de 10.000 productos químicos dentro de los plásticos, de los cuales se sabe que al menos 2.400 tienen efectos nocivos para el medio ambiente. Las grandes corporaciones agregan estas sustancias a la masa plástica para cambiar sus propiedades y hacer un producto más atractivo. Así que los productos químicos no pueden separarse de los plásticos bajo ningún concepto.

Entonces, ¿por qué la ONU no está considerando la toxicidad de los productos químicos asociados al plástico? 

Un par de científicos se hicieron esta pregunta y concluyeron que había un problema de percepción. La mayoría se centra en los productos plásticos sin pensar en lo que hay detrás de ellos, pequeñas partículas que también plantean problemas de salud transgeneracionales. Es por eso que en un artículo reciente, los científicos han explicado por qué el tema de los químicos es importante en el nuevo tratado para frenar la contaminación por plásticos.

Los efectos nocivos de los químicos asociados a plásticos

Estos productos químicos son la razón por la cual todas las medidas de gestión actuales no han podido frenar todavía la contaminación. 

Ningún acuerdo regula o prohíbe el uso de químicos en la fabricación de plásticos, solo limitan la cantidad de envases plásticos, vasos y botellas que usan polímeros. Por lo tanto, las empresas pueden sustituir esos polímeros por aditivos y otros compuestos para obtener así un resultado parecido.

Actualmente, los productos químicos representan el 60% de la masa de los plásticos, a veces incluso más. Algunas personas ni siquiera consideran que estos productos sean “plásticos”, pero son tan nocivos como una pieza de poliestireno real. 

Para empezar, los químicos agregados impiden la reutilización o el reciclaje seguro de los plásticos. Ninguna de las técnicas actuales funciona con ellos: ni la pirólisis, ni la incineración, la generación de combustible, la degradación enzimática o la recombinación química. Incluso el reciclaje químico, creado específicamente para tratar tales desechos, parece ser inútil.

Esto hace que sea más difícil, por no decir imposible, eliminar los desechos que se acumulan en los océanos y vertederos. 

Las botellas plásticas suelen contener cientos de químicos nocivos / Vía Pixabay

Además, las sustancias químicas que no se están considerando en este tratado sobre plásticos son tóxicas para el ser humano. A lo largo del siglo XX, y parte del XXI, se han detectado enfermedades asociadas a ellos como ciertos tipos de cáncer, infertilidad, problemas de desarrollo, enfermedades neurodegenerativas y cardiovasculares o diabetes.

Quizás lo que decimos suene obvio, pero parece que muchas personas encargadas de controlar la contaminación global todavía no se han dado cuenta del impacto de los productos químicos. 

¿El nuevo tratado sobre plásticos de la ONU debería cambiar?

A no ser que los negociadores incluyan el tema de los productos químicos de manera integral, la contaminación por plásticos seguirá siendo una carga para la salud humana y ambiental.

«La falta de transparencia con respecto a los agregados nos impide contener y controlar los materiales plásticos. Por lo tanto, es fundamental que los químicos peligrosos se sustituyan y eliminen gradualmente».

Bethanie Carney Almroth, científica y coautora del artículo

Es difícil rastrear productos químicos, pero al menos debería incluirse una regulación de uso en el nuevo tratado sobre plásticos. Básicamente para impedir la mezcla excesiva, y evitar así el desarrollo de nuevas sustancias aún más nocivas.

Sin embargo, los países miembros de la ONU son los que tienen siempre la última palabra en este caso. Si ellos no toman en cuenta la opinión de los científicos, entonces nada cambiará.

Referencias:

Global plastic treaty should address chemicals https://dx.doi.org/10.1126/science.adf5410 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *