Hace 80.000 años, los neandertales y denisovanos se encontraron, coquetearon y comenzaron a reproducirse entre sí. Por mucho tiempo se pensó que estas eran las únicas dos familias directas de los humanos modernos, pero una IA ha confirmado que existe un tercer ancestro “fantasma” en nuestro ADN humano.  

No se conoce su nombre ni tampoco el origen de su especie, solo sabemos que se cruzó con los neandertales y denisovanos unos 50.000 años atrás. Un período que coincide con la aparición de un homínido adolescente nunca antes visto, y con otro espécimen híbrido descubierto recientemente en Denisova.

Un tercer ancestro para los humanos modernos  

Simulaciones de cruzamiento que hizo la IA / Créditos: Nature

La aparición de otro antepasado común no es algo inesperado. La evolución del ser humano se dio gracias a un montón de cruces ocasionales entre homínidos antiguos y extintos de otras especies. Es por eso que los científicos han estado buscando alguna evidencia genética que confirme una «tercera introgresión», es decir, un cruce con otra especie durante la gran migración africana.

Sin embargo, esta era una tarea difícil ya que los híbridos de dos especies no suelen engendrar descendientes fértiles. Por lo tanto, la única forma de hallar un híbrido es buscando en el ADN esos pequeños fragmentos homínidos que coexisten con los modernos. 

Tomando esto en cuenta, los científicos construyeron un modelo demográfico con una IA de aprendizaje profundo. En esencia, una línea de tiempo para rastrear con quiénes se cruzaron nuestros antepasados. 

La aplicación de este tipo de análisis de IA es algo completamente nuevo para la antropología, por lo que no se pudo extraer mucha información sobre el tercer ancestro humano. Pero, usando una técnica estadística llamada inferencia bayesiana, los investigadores encontraron: 

  • Evidencias de un tercer cruzamiento en todas las poblaciones asiáticas y oceánicas. 
  • Un lugar de origen para esta población fantasma, en las cuevas de Siberia.
  • Y un posible vínculo entre este tercer ancestro, los neandertales y los denisovanos.

En pocas palabras, desde el punto de vista de la IA, esta tercera población podría ser un linaje que se separó temprano de los denisovanos, o por el contrario, un híbrido particular entre los los neandertales y los denisovanos que de alguna forma se volvió a cruzar con sus ancestros.

La IA también ha identificado un ejemplar del tercer ancestro

Cueva de Denisova / Créditos: ScienceAlert

La inteligencia artificial realizó varias simulaciones en las que se cruzaban homínidos. Pero en el proceso la IA también comparó los rastros hallados del posible tercer ancestro con algunos restos humanos antiguos. 

Gracias a esto fue que el equipo encontró una evidencia fósil que respalda la existencia de otro antepasado en Siberia, específicamente en las cuevas de Denisova. Se trata de un hueso hallado en 2018 que pertenecía a un niño híbrido. Un análisis más profundo reveló que el padre denisovano tenía al menos un ancestro neandertal y otro desconocido, lo que sugiere que este tipo de apareamiento entre especies era frecuente.

«Queríamos encontrar estos lugares de alta divergencia en el genoma, ver cuáles son neandertales y cuáles son denisovanos, y luego ver si estos explican todo el panorama. Pero descubrimos que, si se restan las partes neandertal y denisovans, todavía hay algo en el genoma que es muy divergente».

Bertranpetit al Smithsonian, científico en el Institute of Science Education & Research (IISER)

Así que, esta IA no solo acaba de confirmar que existió un tercer ancestro humano, sino posiblemente muchos otros hace 80.000 años. Puede que esa sea la razón por la cual nuestra historia genética como especie es tan compleja. 

Referencias:

Approximate Bayesian computation with deep learning supports a third archaic introgression in Asia and Oceania https://doi.org/10.1038/s41467-018-08089-7

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *