El 16 de noviembre, la NASA volvió a hacer historia al lanzar la misión Artemis I, inaugurando con éxito el programa que pondrá de nuevo a la humanidad en la Luna en 2025. Hasta ahora, Artemis está siendo un éxito. Pero, no a todas las misiones que viajaron a bordo del cohete Space Launch System (SLS) les está yendo tan bien. Nos estamos refiriendo a algunos de los CubeSats, 10 misiones paralelas a Artemis que pretendían hacer investigación en la Luna pero que, al parecer, habrían fracasado.

Los CubeSats son nanosatélites en forma de cubos que tendrían, aproximadamente, 10 cm por cada lado y su peso sería de 1.33 kilogramos. A veces, estos se lanzan solos o en grupos. Pero, las combinaciones no deben superar las 24 unidades. Funcionalmente hablando, los CubeSats son similares a los satélites convencionales pues poseen antenas y sistemas de comunicación por radio. Además, funcionan mediante un panel solar o batería y un ordenador para ejecutar las instrucciones de su sistema.

Las señales de radio permiten la comunicación entre el espacio y la Tierra cuando estos se hallan en la órbita. Para llegar hasta allí, son lanzados con cohetes, empaquetados y se activan con un botón que permite expulsarlos al espacio.

De los diez CubeSats que viajaron en el cohete de la misión Artemis, tres pertenecen a la NASA y son misiones diseñadas para realizar experimentos. El resto de los CubeSats son de agencias espaciales asociadas, entidades espaciales comerciales, institutos de investigación y universidades. Todas estas misiones paralelas a Artemis tendrían planeadO llevar a cabo una variedad de experimentos científicos en el espacio.

El fracaso de los CubeSats de Artemis I

Se sabe que todos estos satélites consiguieron desplegarse con éxito, pero se perdió el contacto con seis de ellos y se desconoce su paradero.

Entre las tres misiones de la NASA están BioSentinel, Lunar Flashflight y NEA Scout. El BioSentinel es una cración de los ingenieros de Ames de la NASA. Mientras que el Lunar Flashflight, es una creación del Laboratorio de Propulsión a Chorro (JPL) de la NASA con el apoyo del Centro de Vuelo Espacial Marshall (MSFC), el Centro de Vuelo Espacial Goddard y el Instituto de Tecnología de Georgia que tiene como propósito buscar hielo de agua superficial en el polo sur lunar. También hará pruebas en nuevas tecnologías de naves espaciales.

La misión NEA Scout es invención del Centro de Vuelo Espacial Marshal de la NASA en asociación con el JPL de la NASA, con el apoyo de la NASA Goddard, el Centro Espacial Johnson y el Centro de Investigación Langley. El propósito de la misión es demostrar el despliegue de velas solares y la navegación con vela solar reuniendo (y caracterizando) el asteroide cercano a la Tierra (NEA) 2020 GE.

Las otras misiones

En cuanto a las demás misiones, estas incluyen:

  • ArgoMoon: Contribución de la Agencia Espacial Europea (ESA) y ArgoTec, una empresa aeroespacial italiana. Este CubeSat tiene como objetivo observar la etapa de propulsión criogénica provisional SLS con óptica de punta y sistemas de imágenes de software.
  • CuSP: Creación del Southwest Research Institute (SwRI), este satélite es una misión de «clima espacial» que medirá las partículas solares y los campos magnéticos.
  • EQUULEUS: Este satélite fue desarrollado por la Agencia de Exploración Aeroespacial de Japón (JAXA) y la Universidad de Tokio para obtener imágenes de la plasmasfera de la Tierra y estudiar el entorno de radiación de la Tierra desde el punto Tierra-Luna L2.
  • Lunar IceCube: Creación de la Universidad Estatal de Morehead, este CubeSat buscará agua lunar y otros volátiles utilizando un espectrómetro infrarrojo.
  • LunaH-Map: este satélite, invención de la Universidad Estatal de Arizona, utilizará espectrómetros de neutrones para crear mapas de mayor fidelidad de hidrógeno cerca de la superficie en cráteres en sombra permanente y otras regiones cercanas al Polo Sur lunar.
  • Linux: Creación de Lockheed Martin, esta misión realizará imágenes infrarrojas avanzadas de la superficie lunar.
  • OMOTENASHI: Desarrollado por JAXA, este módulo de aterrizaje lunar (el más pequeño jamás desplegado) estudiará el entorno lunar.
  • Team Miles: Desarrollado por la compañía aeroespacial Miles Space con sede en Florida, este demostrador probará propulsores de plasma y competirá en el Deep Space Derby Centennial Challenge de la NASA (anteriormente Cube Quest Challenge).
Créditos: NASA.

Razones del fracaso

Para el 18 de noviembre, la NASA confirmó que ArgoMoon, Biosentinel, Equuleus, LunaH-Map y OMOTENASHI estaban operativos. Pero, OMOTENASHI comenzó a experimentar problemas desde entonces. Esta misión no pudo aterrizar en la Luna aún.

Las razones del fracaso de OMOTENASHI, una de los CubeSats de Artemis, se debe a la falta de energía recabada por los paneles de las sondas que habría llevado a perder la posibilidad de alunizaje.

Mientras tanto, la NASA informó que la misión NEA Scout aún no había hecho contacto para el 24 de noviembre. Esto llevó a los controladores de la misión a desplegar la vela del CubeSat antes de lo previsto, con la esperanza de que sea visible para los telescopios terrestres.

Los técnicos están intentando resolver los problemas de los seis CubeSats, por lo que se podría decir que aún es temprano considerar que las misiones han fracasado. Hasta ahora, la más afectada es OMOTENASHI.

Referencias:

What happened to those CubeSats that were launched with Artemis I?: https://phys.org/news/2022-11-cubesats-artemis.html

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *