Timothy Berners-Lee, el creador de la World Wide Web y por el que ahora puedes leer lo que quieras en internet, ahora tiene una nueva misión: salvar al internet. Y es que, 33 años después, Berners-Lee cree que las plataformas tecnológicas “controlan el mundo y manipulan a las personas al proporcionarles información”.

En la conferencia Web Summit en Lisboa a principios de este mes, Berners-Lee señaló esto: “Algunas personas pensaron que la gente de tecnología salvaría el mundo entonces. Ahora, estamos en una situación en la que hay muchas cosas mal con la Web”.

Por lo tanto, esta es la solución que ofrece: «Una corrección a mitad de camino para recuperarla», la llama Web3.0. Y no, no es lo mismo que Web3, el nombre que muchos en el mundo de la tecnología nombran como la próxima iteración de Internet.

¿Cómo se le ocurrió al creador de la World Wide Web salvar el internet?

La idea de Berners-Lee para una nueva Web nació mientras trabajaba en su laboratorio en el Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT). Allí estaba tratando de hallar una nueva forma de desglosar Internet y proteger nuestros datos.

Y es que su solución a las disfunciones de Web2.0 es la tercera capa de protocolos. Ello le da a una persona la capacidad de iniciar sesión en algo con su propia identificación personal. Pero se le ocurrió un nuevo proyecto llamado Solid, y luego una nueva compañía llamada Inrupt para ayudar al lanzamiento de Solid. Puedes acceder a la plataforma de Berners-Lee desde tu navegador. Solo ten presente que no es una aplicación. De hecho, él lo llama un «Pod», y es donde puedes almacenar tus datos privados y acceder a ellos muy fácilmente.

Berners-Lee señaló que esta es su visión para Web3.0. Y fue muy enfático al decir que no se trata de Web3, ese sistema de la cadena de bloques Ethereum que promete ser descentralizado.

El problema que hay con la Web3 es que los datos, tales como los registros de salud, se pueden rastrear fácilmente. Esto es posible porque es público, y hacerlo seguro es muy costoso. La velocidad es otro problema y no se sabe si se podrá descentralizar por completo.

John Bruce, director ejecutivo y cofundador de Inrupt no cree que la Web3 sea el futuro:

“Estamos hablando de la Web 3.0, que es lo real… no un secuestro de marketing, por así decirlo. Tim me explicó durante la cena una noche que la Web, tal como se está implementando, no es la Web que imaginamos. Pero podríamos llevarlo a un lugar siempre y cuando lo tocáramos de la manera correcta. Hemos trabajado mucho con la comunidad de código abierto, etc. Pero hemos completado el cuadro del rompecabezas tecnológico de lo que debería necesitar la Web”.

hombre web
Vía Unsplash

¿Ya la tecnología está disponible?

Por fortuna, ya La tecnología está disponible. Y, el creador de la WWW que pretende salvar al internet dijo que Inrupt está hablando con los gobiernos, incluidos los de Europa.

Lo bueno es que ya se está implementando en Flandes, la región del norte de Bélgica de habla flamenca. Berners-Lee señaló que los servicios sociales se brindarán a través de los Pods. Y que, para fin de año, sus 6,5 millones de ciudadanos podrán usar esta tecnología. Él quiere que la tecnología sea accesible para todos y todos los países, y que también ayude a salvar vidas.

Inrupt está trabajando con ONG para ayudar a los refugiados permitiéndoles compartir su Pod. Después de ello, pueden compartir sus datos médicos, la ropa y las tiendas de campaña que les han dado, y registrarse en la ONG.

Berners-Lee dijo que otros países han pedido su ayuda para las víctimas de violencia doméstica e Inrupt entregó cápsulas a los afectados:

“Escuché que cuando alguien acude a la policía, por lo general es después de la 37ª vez que ha resultado herido. Entonces, da la sensación de que si [un Pod] se le da a una persona, puede rastrear lo que sucede de forma completamente privada y si necesita ir a la policía, tiene un rastro».

Los Pods pueden ayudar a todos en la sociedad a mantener seguros sus datos en línea.

Big Tech igual seguiría ganando

De acuerdo con Bruce, todos ganan, debido a que los ciudadanos controlarían la cantidad de datos que entregan y las empresas comprenderían mejor las preferencias de los usuarios.

La tarea de Inrupt es continuar hablando con los gobiernos y las empresas para que se usen más Pods en todo el mundo.

Pero incluso si se usa en todas partes, hay mucho más por hacer para hacer de la Web un espacio seguro:

“La Web siempre ha sido accesible y es muy importante que tenga una especie de internacionalización. Así que asegurarse de que funcione en muchos idiomas y para personas con discapacidades podría ser muy importante con aplicaciones sólidas [Pods]”.

El creador de la WWW también teme qué forma tomará el metaverso:

“Habrá problemas. Si te preocupa ser una bloguera feminista en Twitter, ¿cómo será en el mundo de la realidad virtual? Obviamente, habrá que reflexionar mucho sobre cómo construir sistemas para lugares que sean seguros”.

Esto nos demuestra que el trabajo para hacer de la Web un espacio más democrático y seguro está apenar por comenzar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *