Los tiranosáuridos son una especie que se conoce desde principios del siglo XX, pero desde entonces han cautivado a los científicos y a la población en general. En este grupo también se encontraría el T-Rex y el reciente dinosaurio descubierto que, según un reciente estudio, podría ser un antepasado del dinosaurio más feroz de todos.

Desde el descubrimiento de los tiranosáuridos, se han convertido en los más estudiados del Cretácico. Sin embargo, aún sigue sin comprenderse completamente su historia evolutiva.

Uno de los tiranosáuridos que más ha acaparado la atención de los científicos fue el Daspletosaurus que se ha propuesto como un antepasado del T-Rex.

Se supo de la existencia del tiranosaurio Daspletosaurus cuando se encontraron depósitos de fósiles de Campanian del norte de Laurasia. Pero, se los ha estudiado muy poco, por lo que la información que existe sobre ellos es escasa.

El principal obstáculo siempre ha sido la escasez de buenos especímenes para reconstruir las relaciones evolutivas de Daspletosaurus. Por ello existe la duda en la comunidad científica de si estos tiranosáuridos representan un solo linaje que evolucionó en una línea o están conformados por varias especies estrechamente relacionadas que no descienden unas de otras.

 Créditos: Centro del Museo de Dickinson.

Evolución de los tiranosaurios

En el actual estudio, los investigadores describen una nueva especie de Daspletosaurus, el Daspletosaurus wilsoni, que puede ayudar a disipar estas dudas.

Dentro de los tiranosaurios, se ha planteado la hipótesis de que las especies descritas de Daspletosaurus representan un linaje anagenético. Este hallazgo es importante ya que se suma a la diversidad de tiranosáuridos del Campaniano. Además, tiene el potencial de refinar las hipótesis existentes sobre la evolución de los tiranosáuridos en el Cretácico superior, y da fuerza a la hipótesis de la anagénesis como un modo predominante de evolución en Daspletosaurus.

El Daspletosaurus wilsoni se ha hallado en rocas de edad intermedia entre otros tiranosaurios encontrados en la región.

Esta nueva especie posee una combinación de características encontradas en tiranosaurios más primitivos de rocas más antiguas. Tiene un conjunto de cuernos prominentes alrededor del ojo, así como características conocidas de miembros posteriores de este grupo, incluido el T-Rex. Por ejemplo, un ojo alto, cavidad y bolsas de aire expandidas en el cráneo. Por lo tanto, se considera al D. wilsoni como el «eslabón perdido» entre las especies de tiranosaurios más viejas y más jóvenes.

Daspletosaurus wilsoni. Créditos: Andrey Atuchin y Museo de Dinosaurios Badlands

En anteriores estudios, se identificaron varias especies de Daspletosaurus como un solo linaje evolutivo del que habría descendido el T-Rex. Pero, ahora, es posible comprender que muchas de estas especies están muy finamente separadas unas de otras en el tiempo, formando una escalera en un solo linaje evolutivo donde una especie ancestral evoluciona directamente en una especie descendiente. Esto se llama el modo de evolución de «anagénesis» (evolución lineal). Por lo tanto, los hallazgos sugieren que la evolución lineal está más extendida en los dinosaurios, contrario a lo que se pensaba anteriormente.

Las claves del descubrimiento

Un cráneo y un esqueleto parcial son las claves de este descubrimiento, partes que han sido recuperadas por el Museo de Dinosaurios de Badlands entre 2017 y 2021. El descubrimiento original se realizó en 2017 por Jack Wilson, quien vio una pequeña pieza plana de hueso que sobresalía del fondo de un acantilado imponente. Más adelante descubrieron vértebras rotas en los alrededores que mostraron que se trataba de un gran tiranosaurio. En excavaciones más minuciosas, descubrieron un cráneo y un esqueleto parciales. Los científicos bautizaron al especímen como Daspletosaurus wilsoni, que significa «reptil temible de Wilson», llamado así por su descubridor.

Referencias:

A transitional species of Daspletosaurus Russell, 1970 from the Judith River Formation of eastern Montana: https://dx.doi.org/10.7717/peerj.14461

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *