La Guerra Fría fue un periodo de tensión política que seguramente todos recordamos con terror. Pero si viajamos hasta los años cincuenta, encontraremos que la publicidad de la época no era precisamente terrorífica: había más ovnis que prensa amarillista sobre la Guerra Fría.

Había desde anuncios impresos hasta comerciales y películas. En Estados Unidos, todos los medios incluían platillos voladores, o en su defecto:

  • Pequeños hombres verdes como consumidores.
  • Ropa futurista muy similar a la de algunas series populares.
  • Utopías llenas de avances tecnológicos.
  • Y mensajes alarmantes sobre encuentros extraterrestres. 

Los historiadores de la Facultad de Pen State descubrieron más de 150 anuncios publicitarios sobre el tema entre 1947 y 1989. Ninguno pertenecía a la misma revista o casa productora, por lo que no se trataba de una campaña masiva. Casi parecía una nueva moda impulsada por la carrera espacial que captó la atención del público entre los años 50, 60 y 70. 

Sin embargo, analizando en profundidad cada una de estas publicidades divertidas, los historiadores notaron que había una intención oculta: vender más y vender mejor. Una visión que todavía podemos percibir en la publicidad de hoy en día.

El objetivo de los ovnis en la publicidad de la Guerra Fría 

Comercial de un autocine que presenta a un alienígena encantado / Créditos: Advertising Educational Foundation

Según los expertos, estos anuncios probablemente surgieron en los medios impresos para competir con la televisión que en ese momento obtenía más ganancias publicitarias. Al menos hasta que las productoras copiaron la estrategia y empezaron a lanzar comerciales futuristas.

En cuanto al mensaje que querían transmitir, estas publicidades de ovnis durante la Guerra Fría tenían varios significados. Aunque todos ellos buscaban generar en el espectador emoción, curiosidad y deseo. Tres emociones importantes que aún usan los publicistas para motivar las compras.

  • Los anuncios publicitarios que incluían utopías, moda y nuevas tecnologías buscaban asociar un producto determinado con algo novedoso y fascinante. 
  • Los comerciales que incluían hombrecitos verdes pretendían llamar la atención. Básicamente, jugar con la paranoia de las personas convirtiendo a estos personajes en embajadores de marca. 
  • Y la publicidad sobre ovnis y platillos voladores camuflados buscaba atraer nuevos clientes con lo que estaba de moda durante la Guerra Fría. Es decir, las películas sobre el espacio y la ufología, o el estudio de los ovnis.
Publicidad del 57. Se incluye un platillo volador de juguete con la compra de cinta de celofán Scotch / Créditos: Advertising Educational Foundation

De la publicidad utópica a la actual

Si bien ya no tenemos comerciales con alienígenas, las estrategias de marketing de la época han permeado en los anuncios publicitarios modernos. 

Por ejemplo, actualmente también predomina el “stunt marketing”. Es decir, las campañas que anuncian una idea particular (ya sea «compre este producto ” o “apoya esta causa”) de una manera tan contundente que es imposible ignorarlas.

Además, se siguen usando embajadores de marca y temas en tendencia para generar emociones en los clientes. Esto forma parte a su vez de lo que se conoce como “marketing emocional”, en donde se busca establecer un vínculo con los consumidores a través de una experiencia, una sensación o una emoción.

Los investigadores creen que esto se debe a que estamos en una situación similar a la de los años cincuenta. No en cuanto a la publicidad de ovnis o a la Guerra Fría, más bien por el hecho de que hay otro rival mediático que se está llevando toda la atención: internet. 

En estos últimos años, internet se ha llenado de publicidad masiva. Incluso existen marcas que son exclusivamente digitales y obtienen ingresos por esta vía. Así que, si la historia en verdad se repite, estamos ante otro nuevo medio publicitario que hay que vencer con estrategias llamativas. 

Referencias:

Flying Saucers and UFOs in US Advertising During the Cold War, 1947–1989 https://dx.doi.org/10.1353/asr.2022.0028

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *