El uso de animales para la experimentación científica es una práctica que se realiza desde que la humanidad empezó a hacer ciencia. Se calcula que cada año se emplean más de 100 millones de animales para estas prácticas de investigación. Pero, a pesar de que sea algo necesario para el avance científico, ¿el empleo de animales para la investigación es ético?

Entre los animales que más se utilizan para la investigación científica están: los roedores como ratas y ratones, ranas, pájaros, peces, etc. La ciencia ha recurrido a ellos para realizar experimentos como modelo para medir, por ejemplo, la toxicidad o eficacia de diferentes productos en animales. A partir de ello se intenta predecir qué ocurriría en los humanos.

También se usan animales para descubrir las causas de las enfermedades y probar posibles tratamientos para abordarlas.

En general, se recurre a la experimentación con animales para el desarrollo de conocimientos en el ámbito académico pero también para fines lucrativos donde las empresas prueban las consecuencias que podrían tener sus productos en los seres humanos.

Se piensa que estas prácticas son crueles, pues se maltrata a los animales en el proceso. Además, se considera que se violan las leyes de protección de los animales. Sin embargo, dos científicas intentan explicar lo que realmente hay detrás del uso de animales para la investigación.

Vía iStock.

Investigación ética con animales

Lana Ruvolo Grasser y Rachelle Stammen son científicas que están a favor de que la investigación con animales se lleve adelante de forma ética. Pero ¿qué se necesita para que la experimentación con animales sea ética?

Según estas científicas, las agencias federales de investigación siguen principios rectores al evaluar el uso y el cuidado de los animales en la investigación. Entre estos principios está el que la investigación debe aumentar el conocimiento y ser capaz de beneficiar la salud y el bienestar de los seres humanos y otros animales. Mientras que otros de los criterios es incluir el número de mínimo de animales necesarios para obtener resultados válidos.

Además, los investigadores deben utilizar procedimientos que minimicen el dolor y la angustia y maximicen el bienestar de los animales. También se les pide que consideren si podrían usar alternativas sin animales, como modelos matemáticos o simulaciones por computadora.

Estos principios se resumen en en las «3 R» de la investigación con animales: reducción, refinamiento y reemplazo. En la década de los 90 se sumó una R más: rehabilitación.

Dichas pautas deben garantizar los costos y beneficios del uso de animales en la investigación. Pero también la protección de los animales que no pueden consentir su participación para la experimentación científica.

Vía iStock.

La ética se debe cumplir

Los gobiernos nacionales también abogan para que estas directrices se cumplan. Por ejemplo, en Estados Unidos existe la Ley de Bienestar Animal que protege a todos los animales de sangre caliente, excepto a las ratas, los ratones y las aves criados para la investigación. Las ratas, los ratones y las aves están protegidas, junto con los peces, los reptiles y todos los demás vertebrados, por la Política del Servicio de Salud Pública.

También existe el Comité Institucional de Cuidado y Uso de Animales, o IACUC. El IACUC revisa los protocolos de investigación para garantizar que cumplan con los estándares nacionales y también supervisa los estudios después de la aprobación para hacer cumplir continuamente las prácticas éticas de investigación y el cuidado de los animales.

Si los laboratorios violan las normas pueden recibir multas, y se les puede obligar a detener sus estudios. Es probable que se los excluya de la financiación de la investigación y se les ordene cesar y desistir, suspender o revocar sus licencias.

En Estados Unidos, ñas denuncias de mala conducta también son investigadas por la Oficina de Bienestar de los Animales de Laboratorio de los Institutos Nacionales de Salud.

Mientras que a nivel internacional se puede recurrir a la Asociación para la Evaluación y Acreditación del Cuidado de Animales de Laboratorio, o AAALAC International. Esta institución reconoce el mantenimiento de altos estándares de cuidado y uso de animales.

Vía iStock.

En la práctica

Cuando se usan animales para la experimentación científica, se siguen ciertos protocolos. Por ejemplo, describir cómo se alojarán y cuidarán los animales, y quién los cuidará y trabajará con ellos, para garantizar que estén capacitados para tratar a los animales con humanidad.

Durante las supervisiones de que las condiciones y el trato hacia los animales sean adecuados, los supervisores controlan que el alojamiento esté diseñado específicamente para las necesidades sociales y de comportamiento de la especie a investigar.

Además, si la práctica que se realizará al animal es dolorosa, se le debe proporcionar sedación, analgésicos o anestesia.

Y si se requiere la evaluación de órganos internos y tejidos, los animales deben ser sacrificados. El proceso se realiza por medio de la eutanasia y los métodos deben cumplir con las pautas de la Asociación Médica Veterinaria Estadounidense.

Cuando los animales han cumplido con sus propósitos en la investigación, a veces pueden ser adoptados en hogares o llevados a refugios.

Referencias:

What is ethical animal research? A scientist and veterinarian explain: https://theconversation.com/what-is-ethical-animal-research-a-scientist-and-veterinarian-explain-190876

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *