El Black Friday también tiene su lado oscuro. Se suele pensar que las compras online tienen un menor impacto en el medio ambiente, pero eso no es cierto. Cada producto que adquieres en un e-commerce durante el Black Friday genera 100 veces más emisiones de carbono que un automóvil.

Los buques que se encargan de llevar todos esos regalos a tu puerta son responsables de casi el 3 % de las emisiones globales de gases de efecto invernadero. Y a medida que nos volvemos más adictos a las compras en línea, este porcentaje también se eleva. 

Si todo sigue como hasta ahora es posible que, a golpe de descuentos, los envíos internacionales del Black Friday generen una huella de carbono superior al 17% en 2050. Una cifra insostenible para el planeta. 

¿Por qué el Black Friday dispara las emisiones de carbono?

Buques como este levan tus regalos / Créditos: Prismic

Las personas compran por internet a diario, en especial durante estas fechas. De hecho, las tiendas online han crecido un 70% en los últimos tres años y no parece que vayan a desaparecer pronto. Pero el Black Friday siempre suele ser el día con más emisiones de carbono. 

Quizás nos parezca extraño, pero existe una explicación lógica: este es el único evento en el que todos ofrecen grandes descuentos por un tiempo muy limitado. 

Es muy difícil rechazar un producto que nos gusta cuando está a buen precio, por lo que caemos en un ciclo de compras frenéticas. Y tal comportamiento no solo afecta nuestro bolsillo, también tiene un costo ambiental altísimo. 

La Organización Marítima Internacional ha enlistado tres problemas comunes que se dan durante el Black Friday y generan emisiones de carbono importantes:

  • El envío internacional de miles de productos fabricados a las tiendas o a domicilio.
  • Las devoluciones inmediatas al recibir el producto, provocadas por compras compulsivas e irracionales. 
  • Y un gasto excesivo en el embalaje plástico de los productos.

Entre todos estos problemas, el envío internacional de productos es el más dañino, ya que los buques todavía funcionan con combustibles fósiles. 

Llevar tus compras a casa sin perjudicar al planeta, ¿es posible?

Si pudieran cambiarse los motores de los buques de carga, el Black Friday no sería el día con las peores emisiones de carbono. Sin embargo, el transporte marítimo es una industria difícil de descarbonizar.

Actualmente se está trabajando en motores a propulsión por batería para reducir la huella de carbono que genera el transporte marítimo. No obstante, estos modelos están pensados para embarcaciones pequeñas o remolcadores. Es decir, barcos que no pesen toneladas como los buques de carga. 

Otro gran problema que está retrasando la descarbonización de la industria es la inacción de los organismos internacionales y nacionales. 

Los combustibles ecológicos son mucho más costosos, al menos por ahora, que los combustibles fósiles. Así que muchos gobiernos se niegan rotundamente a cambiar sus buques de carga por modelos poco rentables. 

Por no mencionar que muchas administraciones no están dispuestas a asumir la responsabilidad de esas emisiones en alta mar. En especial, en otros territorios fuera de su jurisdicción.

“Tiene sentido que sea fácil desviar la culpa: los barcos están en el océano, atraviesan aguas internacionales, por lo que parece que todos dicen, oh, no es nuestro problema”.

Madeline Rose, directora de la campaña climática de Pacific Environment que alerta sobre este problema

Así que, hasta que no se pongan de acuerdo todas las partes, el Black Friday seguirá disparando las emisiones de carbono que tanto afectan a nuestra atmósfera. Lo único que podemos hacer, desde nuestra posición como consumidores, es intentar controlar las compras compulsivas durante este día y apostar por comercios locales en lugar de internacionales.

Referencias:

GHG emissions from international shipping https://www.imo.org/en/OurWork/Environment/Pages/GHG-Emissions.aspx?utm_campaign=Transportation&utm_

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *