Por años, humanos y animales le han tenido miedo al Toxoplasma gondii, el parásito que causa la toxoplasmosis. Sin embargo, este pequeño huésped común en los gatos podría ayudar a otras especies a ser más audaces. O al menos eso consideran los investigadores de la Universidad Nova Southeastern al ver cómo este parásito convierte a los lobos infectados en líderes de manada. 

Hace un par de semanas, el equipo notó que algunos lobos grises del Parque Nacional Yellowstone se comportaban diferente. En lugar de huir de los pumas que viven en el parque, se acercaban cada vez más a ellos. 

Como se sabe que los pumas también son anfitriones del Toxoplasma gondii, los investigadores decidieron analizar el cerebro de estos lobos para descartar cualquier tipo de infección. Sin embargo, ya era demasiado tarde: la mayoría de los lobos estaban infectados con el parásito. Probablemente porque habían comido o pisado las heces de los grandes felinos, la principal vía de contagio. 

Pero, a pesar de estar infectados, los lobos no parecían sentirse mal sino todo lo contrario. Los infectados eran más competitivos y temerarios que el resto de ejemplares en la manada. 

¿Qué le hace este parásito a los lobos?

Lobos de Yellowstone escapando del parque (los primeros tres infectados, el cuarto no)

Aunque muchos lobos infectados no eran líderes podían influir en los otros lobos no. Los miembros de la manada no infectados imitaban la audacia de estos animales y salían del parque a las calles. Un comportamiento nunca antes visto en los lobos de Yellowstone, pues lejos del parque pueden ser cazados o atropellados por un automóvil.

¿Por qué ocurrió esto? Al analizar el cerebro de los infectados con Toxoplasma gondii, los investigadores comprendieron el origen de ese comportamiento:

  • Los lobos con el parásito tenían altos niveles de dopamina, la hormona que regula la motivación.
  • Y también habían aumentado sus niveles de testosterona, una hormona presente tanto en machos como en hembras que impulsa la competición y la temeridad. 

Esta mezcla tan peculiar en sus cerebros encajaba perfectamente con lo observado en los lobos. Y también con otros estudios en roedores, chimpancés y hasta en humanos. Todos estos mamíferos infectados dejaban de tenerle miedo a sus depredadores y salían a buscar “aventuras” por su cuenta. 

Entonces, ¿cómo este parásito convierte a los lobos en líderes?

Lobos defendiendo a la manada / Vía Pixabay

Los lobos que dieron positivo por Toxoplasma gondii tenían 11 veces más probabilidades de dispersarse de su manada, eso es cierto. Pero también tenían un 46% más probabilidades de convertirse en líderes de manada que los lobos no infectados.

Esto debido a que contaban con las cualidades que el resto de la manada busca en un líder. 

Cabe destacar que esta es la primera vez que se observa algo así, por lo que es difícil saber qué riesgos tendrá en el futuro. Sin embargo, lo que es seguro es que este parásito común controla el cerebro de los lobos y los convierte en líderes de manada.

Referencias:

Parasitic infection increases risk-taking in a social, intermediate host carnivore https://doi.org/10.1038/s42003-022-04122-0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *