Todos caímos en la desesperación cuando nos enteramos que Adobe iba a cobrar una suscripción por la función de rotar un documento. Pero no se compara al hecho de que ahora tendrás que pagar una suscripción por exprimirle el máximo potencial a tu automóvil. Mercedes-Benz es el último fabricante que se ha unido a la tendencia de bloquear las funciones automáticas con una tarifa de suscripción.

Lo peor de todo es que dentro de poco vendrá con un próximo complemento de «Aumento de aceleración”. Uno que les permite a los conductores pagar para acceder al rendimiento del motor del que ya es capaz el vehículo.

¿Cómo funcionará la tarifa de suscripción de Mercedes-Benz?

Se sabe que la suscripción anual para disfrutar por completo de las funciones de tu Mercedes-Benz será de $1.200. Pero ¿qué mejoras ofrece esta tarifa? Con este pago anual, el rendimiento de tu carro estará perfecto, ya que aumenta la producción de los motores en un 24%. Esto es así porque incrementa el torque y reduce alrededor de 0.8 a 0.9 segundos de aceleración de 0 a 60 mph. Y todo esto sucede cuando está en el modo de manejo Dinámico.

Cabe resaltar que la suscripción no viene con ninguna actualización de hardware físico. Lo que en realidad sucede es que solo desbloquea todas las capacidades del vehículo. Esto significa que Mercedes-Benz limitó de forma intencional el rendimiento para luego venderlo como un extra opcional. Sin embargo, el aumento de aceleración solo está disponible para los modelos de automóviles eléctricos Mercedes-EQ EQE y Mercedes-EQ EQS.

mercedes benz
Vía Unsplash

¿Por qué ahora la plaga de las suscripciones invadió al mundo de los automóviles?

No hay una razón específica, pero sí es cierto que las ventas globales de automóviles nuevos han caído en los últimos años. Este hecho de seguro obligó a los fabricantes de automóviles a optar hacia la venta de actualizaciones de software y características como suscripciones. Lo vieron como una vía para generar un flujo recurrente de ingresos que se extiendan más allá de la compra del automóvil.

Dicha decisión tiene sentido para ciertas ofertas específicas de software (funciones de navegación premium o el monitoreo remoto del vehículo). Pero Mercedes-Benz apaga el rendimiento de tu vehículo como parte de una tendencia emergente. Y lo que causa más molestia entre todos es que restringen las capacidades del hardware que ya vienen de fábrica.

Este boom ocurrió solo unos meses después de que BMW desató la indignación de muchos al cobrar una suscripción mensual de $18 en algunos países. Y ¿con qué objeto? Pues para que los propietarios pudieran usar los asientos con calefacción ya instalados en sus vehículos. BMW también había intentado anteriormente cobrarles a sus clientes $80 al año para acceder a Apple CarPlay y Android Auto. Acto risible, pues son características que otros fabricantes de vehículos incluyen de forma gratuita.

¿Crees que la fiebre por las suscripciones seguirá en el 2023?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *