¿Por qué, al golpear el dedo meñique del pie, el dolor es tan grande? Nadie sabe el motivo exacto por el cual el dolor del golpe en el dedo pequeño del pie es tan alto. Pero, unos estudiantes de la Universidad Wake Forest descubrieron que todo se basa en una respuesta neural. Una respuesta que es distinta dependiendo de la persona.

La sensación de molestia trasciende las características neurológicas individuales. Pero, en el caso de los dedos de los pies, el dolor es uno de los más intensos que se generan en el cuerpo.

El dolor en los pies es uno de los más intensos en el cuerpo. Vía iStock.

En específico, el dolor sería más profundo luego de un golpe en el dedo meñique del pie porque este dedo tiene abundantes terminaciones nerviosas. Esto hace que el dolor se transmita más rápido al sistema nervioso central. Además, al tener tantas terminaciones nerviosas en un solo lugar, estas se activan aún más rápido.

Pero, no solo depende de estas terminaciones nerviosas, sino también de la intensidad con la que nos damos el golpe.

La ciencia detrás del dolor en el pie luego de un golpe

Las sensaciones de dolor en nuestro cuerpo se originan en los nociceptores, que son células nerviosas que se conectan a la piel, los músculos y los órganos internos por medio de fibras. Además, estos responden a las señales emitidas por las células dañadas.

Al ser activados, los nociceptores mecánicos envían un mensaje desde las terminaciones nerviosas libres en el dedo del pie golpeado hasta los haces densos de fibras nerviosas que alimentan la médula espinal. Esas señales llegan al cerebro y pasan por el tálamo para luego dirigirse a la corteza cerebral arrugada. Y es allí donde se procesan las diferentes sensaciones de distintas partes del cuerpo.

La región que se ocupa de los pies se encuentra en el centro de la diadema, donde se unen las dos mitades del cerebro.

A veces, el golpe puede ser más grave y causar lesiones en el dedo del pie. Vía iStock.

Pero no todas las sensaciones relacionadas con el dolor en los dedos de los pies llegan al mismo tiempo hasta el cerebro. El primer relámpago de dolor es trasmitido por las fibras A-delta, que son fibras nerviosas delgadas recubiertas de grasa muy eficientes. El dolor que aparece después surge de las fibras C, que no son tan eficientes como las otras. Pero, estas tienen terminaciones nerviosas que cubren más áreas en varios dedos del pie. Por eso, el dolor puede empeorar y aún más si se desencadena una inflamación.

Además, las sensaciones de dolor pueden ser más intensas en el pie porque este tiene poca grasa, lo que dificulta amortiguar el golpe. Y eso no es todo, también el dolor puede ser más intenso porque has golpeado las terminaciones nerviosas con una fuerza equivalente a dos o tres veces tu peso corporal.

Afortunadamente, el dolor por un golpe en el dedo del pie se resuelve en minutos u horas. Pero, en ocasiones, el golpe puede ser tan grande que provoca una lesión tisular más grave, como un esguince, incluso una fractura.

Referencias:

The Neuroscience of Touch and Pain: https://www.brainfacts.org/thinking-sensing-and-behaving/touch/2020/the-neuroscience-of-touch-and-pain-013020

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *