El acoso escolar o bullying es una forma de violencia prolongada en el tiempo y deliberada por una o varias personas. Este es un problema común en escuelas de todo el mundo y se produce tanto en niños como en adolescentes. Para abordar el problema, las escuelas deben comprometerse en ayudar a los estudiantes que son víctimas de acoso escolar. Pero, también los padres deben involucrarse e intentar apoyar a sus hijos si están siendo víctimas de bullying.

Si crees que tu hijo está pasando por una situación de acoso en su escuela, primeros debes tener en cuenta ciertas señales que te pueden ayudar a confirmar tus sospechas.

Vía Pexels.

Las señales que indican de que un niño o adolescente está siendo víctima de bullying son más evidentes en el contexto escolar. Por eso a veces a las familias les puede resultar difícil detectar el problema. Pero las principales pistas que pueden darnos nuestros hijos son la tristeza enorme o podemos ver que psicomatiza cosas, con sus posturas o gestos, como así mismo con comportamientos que reflejan un malestar psicológico tremendo.

A veces, puede que las señales sean un poco más evidentes como moretones o que le faltan algunas de sus cosas, como útiles escolares.

También debes saber que existen distintos tipos de acoso escolar o bullying:

  • El acoso físico que consiste en patadas, golpes o empujones de un niño a otro.
  • El acoso verbal, es el más común, pero causa baja autoestima en la víctima y conlleva humillaciones, insultos, apodos despectivos o propagación de rumores.
  • El acoso psicológico que consiste en amenazar a la víctima para que sienta miedo.
  • El acoso social que es la exclusión y el aislamiento del niño o adolescente.
Vía Pexels.

Consejos para padres con hijos que son víctimas de bullying

¿Qué puedes hacer como padre si sospechas que tu hijo es víctima de bullying?

  • Crea espacios para que tu hijo te cuente lo que le está pasando. Siéntate y habla con tu hijo sobre el tema. A pesar de lo que dicen los estudios de que los niños y jóvenes víctimas de bullying no hablan sobre ello, debes hacer el intento. Pregúntale lo que le está ocurriendo e intenta que se exprese sin interrumpirle ni cortarle. También pregúntale qué postura deberías tomar tú como padre para resolver el problema. Asegúrale que tomarás la situación con sensibilidad y que lo protegerás de daños mayores.
  • Acércate a la escuela y contacta a su profesor para pedir explicaciones sobre lo que está pasando o contar lo que le ocurre a tu hijo. No se aconseja ponerse en contacto con los padres del otro niño, ya que esto puede agravar el problema. También puedes solicitar que no se comparta la identidad de tu hijo para protegerlo de más represalias. Si no hay respuesta, haz un seguimiento hasta que haya una resolución.
  • Enséñale a tu hijo habilidades emocionales e interpersonales para ayudarlo a navegar los casos de intimidación, como por ejemplo, la autorregulación, las habilidades sociales y la resolución de problemas. Con estas habilidades sabrá responder asertivamente y resolver los problemas de manera creativa. También puedes enseñarle a tu hijo respuestas seguras, practicadas y planificadas que pueden usar en casos de acoso.
  • Reúne un equipo de apoyo. Puedes ayudarlo a encontrar espacios seguros, como así también compañeros y adultos a los que pueda acudir en busca de apoyo. De esa manera comprenderá que tienen personas en las que pueden confiar; tu hijo debe saber que no está solo.

Referencias:

Why do kids bully? And what can parents do about it?: https://phys.org/news/2022-11-kids-bully-parents.html

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *