Las bacterias están en todas partes: en la comida, en los animales e incluso dentro de cada uno de nosotros. Estamos tan acostumbrados a vivir rodeados por estos pequeños patógenos que olvidamos cuán letales son las infecciones bacterianas, actualmente la segunda causa de muerte en todo el mundo.

En 2019, 13,7 millones de personas fallecieron a causa de algún tipo de infección bacteriana. Una cifra que incluso supera a las muertes que hubo por Covid-19 durante el primer año de pandemia. 

Según un nuevo estudio publicado en The Lancet, 33 patógenos bacterianos están detrás de una de cada ocho muertes en el mundo. Solo las cardiopatías isquémicas, que pueden desencadenar ataques al corazón, superan esta cifra de mortalidad al año. Pero, ¿por qué ocurre esto?

A simple vista puede que nos parezcan más letales los virus que las bacterias. Pero existen varios factores que convierten a las infecciones bacterianas en un desafío para la salud pública.

Detrás de las muertes causadas por infecciones bacterianas

Aunque se estudiaron una treintena de bacterias comunes, las más mortíferas actualmente son cinco: el Staphylococcus aureus, la E. Coli, la Klebsiella pneumoniae, las Pseudomonas aeruginosas y el Streptococcus pneumoniae. Estos microorganismos están detrás del 55% de todas las muertes en el mundo por tres motivos:

  • Son bacterias resistentes a los medicamentos.
  • Tienen una carga mortal del 80%, es decir, toxinas que afectan al organismo.
  • Y son capaces de crear una respuesta inflamatoria mortal conocida como sepsis.

La razón por la que las infecciones bacterianas son la segunda causa de muerte en el mundo es porque producen cuadros clínicos complejos que acaban dañando órganos vitales. Les ponemos un ejemplo. 

Bacterias como la E.coli, que se propagan a través de los alimentos, normalmente causan diarrea, insuficiencia renal y otros problemas respiratorios. Si no se trata a tiempo la infección, la persona podría morir por la cantidad de órganos dañados o por una complicación subyacente. 

“Muchas personas con cáncer terminal mueren por la peritonitis causada por el E. coli. Su muerte se cuenta igual que un recién nacido que muere por sepsis neonatal por E. coli”.

Jordi Vila, jefe de Microbiología del Hospital Clínic de Barcelona

Infecciones bacterianas varían dependiendo del país

Bacterias 3d / Vía Pixabay

Además, existe otra razón que puede explicar por qué las infecciones bacterianas ahora son ahora la segunda causa de muerte en el mundo. Estamos hablando de la marcada diferencia entre los países con bajos recursos y los países con una gran infraestructura médica. 

La tasa de mortalidad es más alta en los países del África Subsahariana, con más de 230 muertes por cada 100.000 habitantes, que en los países de Europa, con solo 52 fallecimientos por cada 100.000 personas. Esto debido a la falta medicinas o centros de salud, los escasos programas de prevención o la desnutrición que reduce las defensas inmunitarias en los países con menos recursos. 

Aunque, en los países ricos el tratamiento de las infecciones bacterianas tampoco es el ideal. Muchas muertes y hospitalizaciones están relacionadas con bacterias resistentes porque se hace un mal uso de los medicamentos (automedicación) y de las vacunas.

Infecciones en aumento

Científicos continúan analizando muestras de bacterias peligrosas / Vía Pixabay

En definitiva, estos nuevos datos revelan por primera vez el problema actual que hay con las bacterias. 

Hoy en día, la bacteria Staphylococcus aureus es más mortífera entre los mayores de 15 años, mientras que la Salmonella y el Klebsiella pneumoniae afectan más a los niños de 5 a 14 años.

“Es de suma importancia poner estos resultados en el radar para que se pueda realizar inversiones adecuadas y reducir la cantidad de muertes e infecciones».

Global Burden of Disease 

Si no hacemos algo pronto, las infecciones bacterianas se convertirán en la primera causa de muerte en el mundo.

Referencias:

Global mortality associated with 33 bacterial pathogens in 2019 https://dx.doi.org/10.1016/S0140-6736(22)02185-7

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *