La vitamina D pertenece al grupo de sustancias liposolubles; entre ellas también se encuentran las vitaminas K, E y A. La vitamina D es importante para desarrollar huesos y dientes fuertes pero, según un estudio reciente, también ayudaría a obtener fuerza muscular.

Esta vitamina puede adquirirse de dos maneras, a través de la alimentación, que representa el 10%, y la exposición solar, que corresponde al 90% del total aportado de vitamina D.

Entre los alimentos que contienen vitamina D están: la leche, los cereales, pescado azul como el salmón, la sardina, el atún, yemas de huevo, queso, champiñones, aceite de hígado de pescado.

Varios estudios coinciden en que la vitamina D ayuda a reducir la fatiga. Pero, además, aumentaría los niveles de energía.

Una de las formas de obtener vitamina D es por medio de la exposición solar. Vía Pixabay.

A la vitamina D también se la conoce como calciferol y entre sus funciones se encuentra permitir la absorbción de calcio y fósforo de los alimentos. Estos nutrientes pasan por el intestino y favorecen el desarrollo de huesos y dientes saludables.

Otros beneficios de la vitamina D incluyen:

  • Fomenta un sistema inmunológico fuerte y saludable.
  • Regula la función cardíaca y reduce la presión arterial.
  • Reduce el riesgo de enfermedades como el cáncer, la diabetes tipo 2 y la esclerosis múltiple.
  • Mejora niveles de energía.

Si la cantidad de vitamina D no es suficiente, estas serían las consecuencias en la salud:

  • Huesos más quebradizos, débiles y deformes.
  • Bajo estado de ánimo.
  • Fatiga
  • Bajos niveles de energía.
Deficiencia de la vitamina D. Créditos: Dr. Mijail Tapia.

También da fuerza muscular…

Recientemente, un estudio descubrió que la vitamina D también ayuda a desarrollar más fuerza muscular. Este estudio se publicó en Endocrine Abstracts, y allí los investigadores muestran los resultados alcanzados en sus experimentos.

La investigación sirvió a los científicos para comprobar que la suplementación con vitamina D en adultos con deficiencia mejoraba la función muscular al recargar las mitocondrias, que son las baterías de las células y las ayudan a funcionar correctamente.

La vitamina D se consigue también por la ingesta de ciertos alimentos como el salmón, el queso, los champiñones, etc. Vía Depositphotos.

Los participantes anunciaron que percibieron una mejora de los niveles de energía luego de ingerir dosis fijas de vitamina D durante 10 a 12 semanas.

Según los investigadores, este sería el primer estudio en encontrar un vínculo entre la vitamina D y las mitocondrias en el músculo esquelético humano.

Referencias:

Improving the vitamin D status of vitamin D deficient adults is associated with improved mitochondrial oxidative function in skeletal muscle: https://www.endocrine-abstracts.org/ea/0031/ea0031OC1.6

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *