Ningún astrónomo ha logrado identificar todavía un agujero de gusano en el espacio. Pero esto en parte se debe a que, muy en el fondo, no sabemos cómo son realmente. 

Las hipótesis que juegan con la teoría de la relatividad de Einstein, muestran que es posible conectar dos puntos separados en el espacio-tiempo, pero no aportan ninguna imagen de referencia. Así que puede que, sin saberlo, ya hayamos visto varios agujeros de gusano.

¿Te parece una locura lo que estamos diciendo? Pues prepárate para leer lo siguiente. 

Una nueva teoría sugiere que algunos agujeros negros conocidos podrían ser en realidad agujeros de gusano o, en su defecto, ocultar un agujero de gusano en su interior. En esencia, porque ambos pozos cósmicos tendrían características comunes.

Esta hipótesis fue desarrollada por un equipo de científicos de la Universidad de Sofía en Bulgaria, y si es correcta, entonces explicaría por qué todavía no hemos identificado ningún agujero de gusano: los hemos estado confundiendo todo este tiempo.

¿Agujero negro o agujero de gusano?

Animación del agujero negro Sagitario A

En este rincón de la física, los agujeros negros son los primos oscuros de los agujeros de gusano. El vínculo teórico entre ambos empezó en la década de 1930, cuando un un colega de Einstein llamado Nathan Rosen analizó si era posible formar un puente entre un agujero negro y un agujero de gusano.

Desde entonces, se han hecho varios experimentos para comprobar esta hipótesis.

Los físicos de la Universidad de Sofía, por ejemplo, crearon un modelo simplificado de la “garganta” de un agujero negro. Su objetivo era ver cómo se movía la materia dentro del hoyo y en los alrededores. Sin embargo, al repetir varias veces estos patrones, notaron que las partículas atrapadas en este torbellino furioso a veces producían una luz clara. Esto como resultado de los poderosos campos electromagnéticos involucrados.

En los agujeros negros, es difícil distinguir la luz polarizada en los discos. Por lo tanto, según su lógica, los agujeros negros en los que se logran identificar estas ondas de radio polarizadas son en realidad agujeros de gusano.

De hecho, el equipo ya ha rastreados dos posibles “puertas espacio-temporales” catalogadas erróneamente como agujeros negros: 

Incluso puede que existan otros agujeros de gusano más pequeños, escondidos al final de los agujeros negros. 

¿Qué tan cierta es esta teoría para identificar agujeros de gusano?

Vía Pixabay

De momento, no hay forma de comprobar la hipótesis de este equipo. Para poder hacerlo, tendría que haber una masa convenientemente colocada entre nosotros y el “agujero de gusano” para poder ver cuál sería su destino dentro del hoyo. Algo prácticamente imposible. 

Sin embargo, más allá de eso, su hallazgo nos ha brindado un método para identificar posibles agujeros de gusano en el espacio: poniéndole más atención a los agujeros negros.

Referencias:

Wormholes May Already Have Been Detected, Physicists Say https://www.sciencealert.com/wormholes-may-already-have-been-detected-physicists-say 

Polarized image of equatorial emission in horizonless spacetimes: Traversable wormholes https://journals.aps.org/prd/abstract/10.1103/PhysRevD.106.104024

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *