Nuestro cerebro es un enigma tan complejo como el origen del Universo. Sin embargo, gracias a los avances teóricos, hemos podido descubrir muchas cosas que antes se ocultaban debajo de la corteza. Por ejemplo, ahora sabemos que tenemos dos hemisferios cerebrales, un cerebro reptiliano e incluso un “router inalámbrico” llamado claustro, que coordina la red de neuronas en el cerebro.

Pero, ¿qué es el claustro exactamente? 

Quizás este nombre te resulte familiar ya que el legendario científico Francis Crick, famoso por el descubrimiento del ADN, identificó esta estructura por primera vez en 2005. Pero si ese no es el caso, no te preocupes, aquí abajo te lo explicamos.

El claustro es una región plana y alargada que se extiende por la mayor parte del cerebro. Los científicos comparan al claustro con una red WiFi porque está ampliamente interconectada con muchas otras estructuras cerebrales. Además, se podría decir que es la región que nos “da acceso” al pensamiento complejo, mediante el cual podemos tomar conciencia del mundo y de quiénes somos realmente. 

Si nos ponemos a comparar, encontraremos muchas otras similitudes con un router convencional:

  • El claustro también envía y recibe comandos de su “jefe”: la red de neuronas en el cerebro.
  • Además, actúa como un enrutador: coordina estas redes para llevar a cabo tareas. 

Sin embargo, los investigadores de la Facultad de Medicina de la Universidad de Maryland no solo establecieron esta comparación curiosa para todo aquel que ame el mundo digital. En su estudio, también explicaron por qué el claustro es importante para los humanos. 

El papel del claustro en el cerebro y en la red de pensamientos

Todas las redes neuronales siempre llevan al claustro / Créditos: Neurology

Durante varias semanas, los investigadores observaron que el claustro de los ratones, sus sujetos de prueba, solo se iluminaba cuando ellos realizaban una tarea difícil. Como por ejemplo, completar acertijos, abrir cajas o buscar recompensas. 

Las tareas sencillas no parecían activar esta región en lo absoluto. Así que el equipo concluyó que el claustro es una red selectiva en el cerebro, que solo es esencial cuando se presenta un problema. Nuevamente, algo similar a lo que pasa cuando tenemos una duda y usamos el router para facilitarnos esa tarea.

Por lo tanto, el objetivo de esta región es lograr que nosotros podamos hacer las diferentes tareas cognitivamente exigentes que se presentan a diario en la vida cotidiana. Ya sea un examen final o una nueva receta de cocina con muchos pasos.

Sin el claustro, la red de neuronas en el cerebro estaría desorganizada, y sería imposible pensar con claridad. Una característica típica de muchos trastornos, como la adicción, la enfermedad de Alzheimer o la esquizofrenia.

Así que podríamos decir que este “router inalámbrico” en nuestra cabeza es tan importante como el router físico que tenemos en casa.

Referencias:

A brain area thought to impart consciousness instead behaves like an internet router, says study https://medicalxpress.com/news/2022-11-brain-area-thought-impart-consciousness.html 

A role for the claustrum in cognitive control https://dx.doi.org/10.1016/j.tics.2022.09.006

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *