En un estudio publicado en JAMA Network Open, los científicos se preguntaron si podía ayudar a las pacientes con cáncer de mama a reducir el dolor articular mediante acupuntura.

El dolor articular es moneda corriente entre las mujeres con cáncer de mama temprano y estaría relacionado con el inhibidor de la aromatasa.

La aromatasa es una enzima que fabrica estrógenos a partir de hormonas masculinas. Por ejemplo, androstenediona para formar estrona y testosterona para conseguir estradiol. Dicha enzima se localiza en las células de grasa, en el hígado, las glándulas suprarrenales, el cerebro, la piel, los ovarios, las células de Leydig de los testículos, en la placenta y también en las mamas.

¿Qué es la acupuntura? Créditos: Biociencias y Medicina Integrativa.

En el estudio, los investigadores de la Universidad de Columbia realizaron un ensayo clínico aleatorio en el que participaron 226 mujeres con cáncer de mama en estadio temprano. Estas mujeres estaban tomando un inhibidor de la aromatasa. Los inhibidores de la aromatasa (IA) tienen una eficacia comprobada para el tratamiento del cáncer de mama sensible a las hormonas. Sin embargo, las artralgias (dolor y rigidez) contribuyen al incumplimiento del tratamiento en más del 50% de los pacientes.

Luego de 52 semanas, las pacientes con cáncer de mama temprano vieron reducido su dolor articular gracias a la acupuntura.

Acupuntura para reducir el dolor articular

El estudio publicado el 11 de noviembre muestra que el dolor a las 52 semanas se reduce con la acupuntura verdadera (TA) en comparación con la acupuntura simulada (SA).

Esta conclusión fue posible luego de dividir a las pacientes en dos grupos. Por un lado, un grupo recibió un tratamiento de acupuntura verdadera por 12 semanas. Mientras que el otro grupo recibió acupuntura simulada o el grupo de control en lista de espera por el mismo periodo de tiempo.

La acupuntura fue efectiva para reducir el dolor articular en pacientes con cáncer de mama. Vía Pexels.

Los protocolos de tratamiento se componían de seis semanas de intervención en dos sesiones por semana, seguidas de seis semanas con una sesión por semana.

Tras 52 semanas de ensayo clínico, las pacientes con acupuntura verdadera percibieron reducciones significativas en puntuaciones de dolor articular. Los investigadores percibieron que, luego de las 52 semanas, las puntuaciones de interferencia del dolor fueron más bajas en el grupo acupuntura verdadera que en el grupo acupuntura simulada.

Por lo tanto, recibir una terapia de acupuntura mientras se toman inhibidores de aromatasa para el tratamiento del cáncer de mama ayuda a reducir los dolores articulares.

Referencias:

Comparison of Acupuncture vs Sham Acupuncture or Waiting List Control in the Treatment of Aromatase Inhibitor–Related Joint Pain: https://jamanetwork.com/journals/jamanetworkopen/fullarticle/2798317

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *