Hay personas que se deprimen según las estaciones del año. Seguramente estas transitan por el trastorno afectivo estacional (SAD, por sus siglas en inglés). A continuación te contamos qué es el trastorno afectivo estacional, cuáles son sus síntomas más comunes, y qué lo causa y cómo se puede tratar.

El SAD es un tipo de depresión que no se sabe exactamente qué la causa, pero se relaciona con el cambio de estaciones del año. Por lo general, el trastorno comienza a finales de otoño y principios del invierno, y desaparece durante la primavera y el verano. Por lo tanto, es más común en los meses más oscuros, cuando la exposición a luz solar se reduce. Como consecuencia, también se reducen los niveles de vitamina D, y también se produce un desequilibrio de serotonina y melatonina.

Por otra parte, hay personas que tienen episodios de depresión que comienzan en la primavera o el verano. Pero, eso es mucho menos común.

El SAD afecta al 1 al 10% de la población mundial, según una revisión publicada en la revista The Physician and Sportsmedicine. Además, parece ser más frecuente en personas que viven al norte y al sur de la línea ecuatorial. Esto puede deberse a una menor cantidad de luz solar durante le invierno y porque los días en los meses de verano son más largos.

¿Qué es la depresión? – Helen M. Farrell. Créditos: TED-Ed en Español.

Síntomas del trastorno afectivo estacional

La disminución de luz solar puede alterar el reloj interno del cuerpo y provocar sentimientos depresivos. Como se produce una caída de la serotonina y cambios en la melatonina, pueden aparecer síntomas de depresión.

Entre los síntomas más comunes del trastorno afectivo estacional están:

  • Sentirse deprimido gran parte del día, casi todos los días.
  • Perder interés en actividades que antes disfrutaba.
  • Sufrir cambios en el peso y en el apetito (comer en exceso y aumento de peso).
  • Sentirse lento, agitado o inquieto.
  • Tener poca energía y sentir fatiga durante el día.
  • Sentirse desesperanzado, inútil, sin valor y tener sentimientos de culpa.
  • Tener pensamientos recurrentes de muerte o suicidio.
  • Dificultad para concentrarse.
  • Dificultad para conciliar el sueño.
  • Dormir demasiado (hipersomnia).

Estos síntomas coinciden con los de la depresión mayor, pero solo se dan en ciertas épocas del año. Aunque pueden haber años en que no se presente el trastorno.

Entre las consecuencias de este trastorno están: el retraimiento social, problemas en la escuela o en el trabajo, abuso de sustancias, otros trastornos de salud mental como ansiedad o trastornos de alimentación.

El trastorno aparece en los meses del año más oscuros. Vía Pexels.

Tratamientos para este trastorno

El tratamiento principal para el trastorno es la terapia de luz o fototerapia para reemplazar la luz del sol que se pierde en los meses de otoño e invierno.

La persona debe sentarse frente a una caja de fototerapia cada mañana para exponerse en forma diaria a la luz artificial brillante durante 30 minutos. Esta terapia es casi tan efectiva como la psicoterapia, pero esta última tiende a tener un efecto más durarero.

La terapia de luz puede ser efectiva para las personas con depresión invernal. Los síntomas pueden llegar a mejorar tras tres o cuatro semanas de seguir la terapia. Pero, solo la mitad de las personas con el trastorno responden a la terapia de luz sola. Algunas lo consiguen si complementan el tratamiento con antidepresivos y psicoterapia.

En cuanto a la psicoterapia, esta ayuda a la persona a identificar y cambiar los comportamientos negativos que pueden hacerle sentir peor. Además, la psicoterapia sirve para aprender modos saludables de afrontar el trastorno, especialmente para reducir la conducta de evasión, y programar actividades así como aprender a controlar el estrés.

Referencias:

Seasonal Affective Disorder: What are the symptoms?: https://www.livescience.com/34795-seasonal-affective-disorder-depression.html

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *